Comienza a despejarse la huelga de los corteros

Mientras que el vocero de la industria azucarera (Asocaña) habla de pérdidas por 350.000 millones de pesos, apareció la primera luz al final del túnel. Luego de 49 días de cese laboral de los corteros de la caña, se logró el primer acuerdo.

POR:
noviembre 05 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-11-05

Aunque se trata del ingenio más pequeño de la industria, Central Tumaco, ayer se acordó el levantamiento del paro. Según Santiago Salcedo, gerente de esta empresa, esto se logró sin la participación de ningún grupo político ni de intermediarios sindicales y añadió que continuará apoyando el fortalecimiento de la gestión de las cooperativas. Así, durante esta semana, los 240 jornaleros y 140 empleados permanentes volverán a sus actividades laborales, luego de que los primeros negociaran un reajuste en el pago por cada tonelada de caña cortada. Según el ex ministro Luis Fernando Londoño, presidente de Asocaña, el ingenio se comprometió a fortalecer las cooperativas para que cumplan con los requisitos de Ley. Los siete ingenios que aún permanecen bloqueados han reiterado su voluntad de diálogo y algunos ya se encuentran negociando con los corteros. “Esperamos que estos diálogos se hagan individualmente, sin terceros, entre las partes interesadas dentro de parámetros de fraternidad y de comprensión”, afirmó Londoño. Pese a la posición de cada una de las partes, ya se han logrado algunos acercamientos con los corteros. Tal es el caso de Central Castilla, que el pasado miércoles instaló una sala de diálogo exploratoria entre los representantes de la empresa y la comisión negociadora de los corteros que prestan sus servicios a este. Sin embargo, se informó que todos los ingenios están negociando de forma individual con cada una de las cooperativas que prestan servicios a los ingenios. El conflicto laboral que empezó el pasado 15 de septiembre sigue en medio de situaciones controvertidas, como el bloqueo de vías y posiciones polarizadas. Básicamente, los trabajadores asociados a las cooperativas que prestan el servicio de corte pretenden la contratación directa por parte de los ingenios, situación a la que los empresarios se niegan de forma rotunda. Alegan, entre otras cosas, que los márgenes de la industria azucarera se han vuelto cada vez más estrechos y es imposible aceptar esta posición. LOS AFECTADOS El cese de actividades y el blo- queo a las entradas de los inge- nios completa hoy 49 días; se estiman pérdidas por más de 300.000 millones de pesos, llegando a afectar a más de 700.000 personas, entre empre- sarios, proveedores de caña, tra- bajadores, comunidades y munici- pios que viven de la industria azu- carera. Adicionalmente, el Gobierno autorizó la importación de más de 60.000 toneladas de azúcar. WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido