Comisión Europea advierte sobre engaños en servicios de descargas a móviles por Internet

Una investigación encontró irregularidades en 80% de las páginas Web analizadas en Noruega e Islandia y en el 100% de las españolas, entre 558 portales estudiados en total.

POR:
julio 17 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-07-17

Los tres principales focos de confusión para el cliente son el
precio, el proveedor y la letra pequeña, según los resultados del
estudio.

Casi el 50 por ciento de los sitios estudiados no mencionaban el precio real del servicio o bien lo hacían, pero sin incluir impuestos (algo obligatorio en toda la UE).

En más del 70 por ciento de los casos no se indicaban los datos de contacto del proveedor, de manera que los clientes no tenían a quien acudir si surgían problemas (otra práctica que contraviene el Derecho comunitario).

En cuanto a la letra pequeña, por encima del 60 por ciento de las ofertas presentaban la información de manera engañosa y los detalles sobre el contrato, aunque estaban disponibles en la propia página, eran difíciles de encontrar.

Los sitios sospechosos ofrecen, entre otros servicios, descargas
de melodías y fondos de pantalla para móviles que están en su
mayoría destinados a niños y jóvenes, el público más vulnerable.

La comisaria europea de los Consumidores, Meglena Kuneva, ha
explicado hoy en rueda de prensa que el principal problema es que
estos anuncios provienen de compañías pequeñas y desconocidas, lo que hace aún más difícil controlar el fenómeno.

Los consumidores "tienen que saber que hay timadores que ofrecen servicios gratis", ha subrayado la comisaria al presentar el
resultado de la investigación.

 El informe detalló algunos casos concretos, por ejemplo el de una
niña de 9 años que descargó un tono de llamada supuestamente
gratuito, que escondía en realidad el ingreso en un servicio de
mensajes que debía pagar el titular del teléfono móvil, con un coste
total de 272,71 euros.

Kuneva ha destacado también que es muy importante concienciar a los consumidores, tarea que en su opinión deberían asumir las
autoridades de los países comunitarios.

Seis países europeos -Noruega, Finlandia, Suecia, Letonia,
Islandia, Rumanía y Grecia- han creado ya páginas web donde ofrecen información a los consumidores, por ejemplo, el nombre de las compañías estafadoras.

El estudio de la CE señaló que las autoridades nacionales tienen
que entrar en contacto con las empresas a fin de que éstas ofrezcan explicaciones o corrijan los problemas detectados, enfrentándose a multas o incluso al cierre de sus portales si se niegan a cooperar.

Bruselas ha pedido a los gobiernos de los Veintisiete que
informen sobre la evolución de la situación durante el primer
semestre de 2009.

Esta iniciativa responde a cientos de denuncias de consumidores
recibidas por las autoridades nacionales, según ha explicado Kuneva.

Siga bajando para encontrar más contenido