Comisión Europea desea mayor regulación bancaria

Bruselas/EFE. La Comisión Europea (CE) busca endurecer las sanciones aplicables al sector financiero, incluidas penales, e introducir una mayor convergencia entre los distintos regímenes sancionadores de los estados miembros para desincentivar los abusos detectados durante la crisis financiera, anunció ayer Bruselas.

POR:
diciembre 09 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-12-09

“Vamos a trabajar en la coordinación. Dejaremos a los estados una flexibilidad para aplicar esas sanciones, pero creo que hay razones para establecer estándares mínimos sobre puntos clave, para que las sanciones sean disuasorias, eficaces y proporcionales”, explicó el comisario de Servicios Financieros, el francés Michel Barnier. Barnier puso un ejemplo: la multa impuesta recientemente a Goldman Sachs por ocultar información al regulador británico ascendió a 17 millones de libras, mientras que la misma infracción está tipificada en unos 150.000 euros en otros estados miembros. “Hay reglas diferentes, una calificación de sanciones diferente, una aplicación muy dispar de estas sanciones”, dijo Barnier, quien añadió que “los operadores y directivos tienen que tener presente que no se saldrán con la suya y que la respuesta va a ser dura, cualquiera que sea el lugar de Europa donde se produzca la infracción”. Estos estándares mínimos que la Comisión quiere introducir también afectarán a las sanciones penales, según dice el comunicado enviado por el Ejecutivo comunitario. Actualmente, sólo 13 de los 27 estados miembros cuentan con penas de cárcel para los infractores que violen la normativa financiera. Bruselas inició ayer una consulta pública sobre este asunto, que estará abierta hasta el 19 de febrero próximo, tras lo cual la Comisión decidirá si redacta una propuesta legislativa al respecto. Esta segunda consulta estará abierta hasta el 2 de febrero, con objeto de poder presentar propuestas legislativas concretas en primavera. Bruselas escuchará propuestas La Comisión Europea realizará una consulta sobre la reforma de la Directiva de Mercados de Instrumentos Financieros (Mifid), que sólo lleva tres años en vigor, pero que Bruselas cree que es necesario reformar debido a la revolución tecnológica y financiera en las prácticas de inversión y a los riesgos destapados durante la crisis desatada en 2008 en EE. UU. ADRVEG

Siga bajando para encontrar más contenido