Comités de auditoría mejoran la información financiera

La tendencia hacia la convergencia global hace que las empresas colombianas deban adaptar rápidamente mejores prácticas contables y de gobierno corporativo.

POR:
diciembre 01 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-12-01

La anunciada integración de las bolsas de valores de Perú, Chile y Colombia es un avance importante en la internacionalización de nuestro mercado de capitales.

 Las empresas colombianas que quieran competir en él necesitarán avanzar también en la adopción de estándares internacionales de gobierno corporativo, contabilidad y aseguramiento de su información financiera.

Según Juan Carlos Sánchez, socio líder de Normas Internacionales de Información Financiera (Ifrs), de Deloitte Colombia, "el hecho de que a la fecha más de cien países (incluidos Chile y Perú) ya hayan adoptado los estándares internacionales de información financiera (Ifrs) es una clara evidencia de que estos se han convertido en el lenguaje contable común dentro del marco de una economía globalizada y donde las fronteras geográficas ya no son una barrera para el cada vez más activo flujo de inversión y financiación a nivel mundial".

En 2005, la Unión Europea decidió adoptar los Ifrs para la preparación y presentación de estados financieros consolidados de empresas que cotizan en sus mercados de valores. Así mismo, países como Canadá, Perú, Chile, Brasil, Argentina y México, para citar solamente algunos ejemplos en el continente americano, ya han adoptado o anunciado la adopción de los Ifrs.

Por su parte, se espera que en el 2011 la SEC en los Estados Unidos decida hacer obligatorios los Ifrs a partir del año 2014. Este conjunto de acciones por parte de la mayor economía del mundo es una contundente señal de respaldo hacia la convergencia global de estándares de contabilidad.

Colombia, atrasada

De acuerdo con la experiencia mundial de Deloitte, los beneficios de la adopción de Ifrs son muchos, entre los cuales vale la pena resaltar la uniformidad de información para evaluación por parte inversionistas, reguladores y supervisores; una asignación más eficiente del capital; acceso más rápido y menos costoso a diferentes fuentes de recursos de financiación, así como mejorar la calidad, transparencia y confianza en la información financiera.

Si lo mencionado hasta ahora no fuera suficiente para justificar la conveniencia de la convergencia contable global, es relevante que se complemente el análisis con el hecho de que temas como los códigos de buenas prácticas corporativas, transparencia fiscal, lucha contra la financiación al terrorismo, y supervisión a los mercados financieros y de valores, son hoy de relevancia e impacto mundial.

Uno de los mecanismos más efectivos que se ha creado en diferentes países y que ha ayudado al fortalecimiento de la calidad de la información financiera y de las auditorías es el comité de auditoría.

En este, conformado principalmente por miembros independientes de la junta directiva, reposa la importante responsabilidad de supervisar la calidad de las auditorías, el control interno y la información financiera que las empresas entregan al mercado.

¿Qué deberían estar haciendo los miembros de los comités de auditoría como vigilantes de la calidad de la información financiera para estar preparados frente a la nueva normatividad internacional? Sánchez considera que "para cumplir adecuadamente su función, hoy los miembros de comités de auditoría ya deberían estarse preparando para conocer los efectos de los cambios que se avecinan en la regulación contable colombiana al adoptar prácticas internacionales.

La aplicación de nuevas políticas contables puede llegar a afectar el valor de las acciones que cotizan en la bolsa y otros indicadores de gestión. Por eso, el conocimiento y preparación en estos importantes temas para la transparencia y buen gobierno de la empresa no dan más espera".

Finalmente, agregó el socio de Deloitte, es importante que en el proceso de convergencia a Ifrs en Colombia todos se beneficien de las lecciones aprendidas en otras partes del mundo que ya han efectuado este cambio y que incluyen, entre otros, liderazgo desde el nivel máximo de la organización; necesidades de capacitación; evitar subestimar el esfuerzo de cambio; asegurar que el proyecto tiene un enfoque integral que considere los efectos en toda la organización (contable y financiero, sistemas de información y tecnología, políticas y procedimientos, control interno, recursos humanos, legal, etc.); y tener presente que comenzar tarde usualmente implica incurrir en costos y fallas que se podrían evitar con una adecuada anticipación.

Siga bajando para encontrar más contenido