Compañía eléctrica con sello ambiental

Minambiente otorgó por primera vez, la NTC 5720, una de las siete normas contenidas en el Sello Ambiental Colombiano, que aborda aspectos para la fabricación de productos eléctricos ecológicos.

Finanzas
POR:
abril 27 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-04-27

Hoy, las compañías le apuestan al compromiso ecológico y social, ya que con ello adquieren un nombre competitivo en los mercados, al establecer políticas amigables con el medio ambiente en aspectos como la compra de materias primas y el cuidado en los procesos internos y de distribución.

También los gobiernos han establecido lineamientos y condiciones bajo normas internacionales y locales que exigen dicho compromiso en todas las áreas, en este caso, el Ministerio de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial acaba de entregar a Schneider Electric, el primer Sello Ambiental Colombiano, en la NTC 5720 'Criterios ambientales de tableros y celdas para alojar equipos eléctricos y electrónicos de baja y media tensión'.

Es así que dos de sus productos, de las líneas residencial e industrial recibieron el reconocimiento. Uno, son las comúnmente llamadas cajas de tacos para ambos sectores, y los otros, son los Blokset, soluciones ideales para ámbitos de minas y petróleo que garantizan la administración eficiente de la energía, en especial, para este tipo de empresas, que propenden por la conservación del medio ambiente, ya que su impacto directo es muy alto.

El proceso

"La certificadora, en este caso Icontec, hizo la auditoria y evaluó el cumplimiento de los criterios establecidos en la norma, entre ellos, la organización dentro de las políticas de compra, exigencias a los proveedores, empleo de menor cantidad de empaques y que estos sean biodegradables, certificaciones de los países de producción, si se importan los artículos y la atención a directivas internacionales como la ROHS (siglas en inglés Restriction of Hazardous Substances), que contienen ciertas restricciones de sustancias peligrosas en aparatos eléctricos y electrónicos", explicó Lidya Beatriz Chaparro Rico, asesora de la Dirección de Desarrollo Sectorial Sostenible del Ministerio.

Las certificadoras, previamente aprobadas por el Onac, Organismo Nacional de Acreditación y conocidas igualmente por el Ministerio, son las que luego de verificar los aspectos, otorgan el Sello Ambiental Colombiano.

En este momento, son: SGS para dos de las siete normas que en la actualidad componen el Sello, una para establecimientos de alojamiento y hospedaje y la otra en productos 'de presentes' para limpieza, es decir, en el manejo de químicos y composiciones en estos productos y, la otra, es Icontec capacitada para adjudicar todas las normas establecidas en el Sello.

Ahora bien, Schneider Electric trabajó durante 24 meses en el tema en conjunto con los lineamientos del Ministerio, para lo cual, dispuso de un equipo interdisciplinario que cubriera los aspectos como procesos, políticas, proveedores y reconversión tecnológica.

Entre los mayores avances e importante intervención hecha por la compañía para alcanzar el Sello, la asesora del Ministerio destaca los altos porcentajes de eliminación de cromo hexavalente en procesos de recubrimientos. A lo que el director de Normalización y Calidad para la Región Andinade la empresa, Cesar Cabrera añade que también, se eliminaron sustancias prohibidas en legislaciones europeas, bajo las directivas internacionales ROHS y REACH, preparándose para un futuro TLC con Europa.

"Nuestro deseo dentro de una política ambiental es aportar cada vez más. Ahora, los proyectos a emprender están asociados a impactar la cadena de abastecimiento hacia atrás y pensar en conceptos como la desmaterialización".

De vista al Planeta

Schneider Electric no solo ha disminuido la presencia de cromo en sus productos, sino que a través del Ecodiseño han reducido el consumo de materiales como hierro, cobre, aluminio, plásticos y empaques. Además, modificaron procesos productivos que van desde el diseño hasta la recuperación del producto cuando este termina su vida útil.

En tal sentido, vienen trabajando en la reducción de los desperdicios producidos por los equipos eléctricos y electrónicos. Actualmente, han logrado diseñar 120 parámetros ambientales que involucran todos los ciclos de vida, enfocados a la conservación y uso eficiente de los recursos naturales, la reducción del consumo de energía y la minimización de las emisiones, entre otros.

"La compañía este año ha puesto en marcha una campaña interna para adelantar procesos con sus colaboradores, con el objetivo de comunicar a los clientes, proveedores y usuarios finales que la multinacional se hace responsable de recoger los productos después de su vida útil para reciclarlos. Igualmente, se realizan capacitaciones para formar a las personas en conceptos ambientales", explicó Cabrera.

Sectores a certificar

El Sello Ambiental Colombiano fue reglamentado por el Ministerio bajo la Resolución 1555 del 20 de octubre de 2005, para identificar todos los impactos negativos posibles en el ciclo de vida de un producto, inclusive hasta el momento de desecharlo, procurando que se minimicen dichos aspectos al máximo o se eliminen.

Hoy son siete las categorías del Sello, aplicables en sectores como: detergentes de limpieza; establecimientos de alojamiento y hospedaje; embalajes, empaques, cordeles, hilos, sogas y telas de fique; aceites lubricantes para motores de dos tiempos a gasolina; artesanías, manualidades, hilos, telas y otros productos del diseño elaborados en fibras de fique con tecnología artesanal; artesanías, sombreros y otros productos del diseño elaborados en fibra de caña flecha con tecnología artesanal, y la de tableros y celdas para alojar equipos eléctricos y electrónicos de baja y media tensión.