Compasión | Finanzas | Economía | Portafolio

Compasión

Con un buen corazón creas concordia, palabra que habla de corazones unidos y en armonía. Una utopía que se hace realidad cuando las personas se despojan del Ego y se centran en el amor. Como decía Salustio: “Con la concordia crece lo más pequeño y con la discordia se arruina lo más grande”. Mira, entonces, qué más quieres hacer para tener lo que en el budismo llaman un buen corazón: compasivo y benevolente, sin rencores atorados, sin cartas guardadas.

POR:
mayo 12 de 2006 - 05:00 a.m.
2006-05-12

¿Recuerdas el clamor que despertó en el mundo el primer trasplante de corazón en el año 1969? Una proeza del médico Christian Barnard en la ciudad de El Cabo que cambió muchas cosas. Pues bien, tu reto es ser bueno sin necesidad de un trasplante, y no tener que confesar como Bob Crowley, un director teatral: “Entre más envejezco, menor es la cantidad de gente con la que quiero tratar y trabajar. La lista de gente que me cae bien se reduce a tres personas y me he dado cuenta que yo soy dos de ellas”. Suena gracioso, pero detrás están agazapadas muchas pesadillas, vacíos y desdichas. Los terapeutas saben que aislarse y ponerse una coraza enfría el alma y nos aleja de la felicidad. Además, los amargados y los solitarios duplican los riesgos de muerte. Si no puedes tratar a otros estás en guerra contigo mismo y debes amarte y desarmarte tal como lo sugiere el Dalai Lama, líder espiritual de los tibetanos, quien vive y enseña compasión y tolerancia desde su exilio. Sufrió con su pueblo la violenta invasión china del año 1959, las masacres y los abusos. Los chinos fusilaron a millares, destruyeron, se adueñaron de todo, y siguen en el Tibet como amos tiránicos. Pero en el corazón del Dalai Lama no hay resquicios para el odio, sólo para un amor generoso. Su tema favorito es la compasión, o sea, un trébol de bondad, comprensión y sensibilidad. Si eres compasivo ves al otro como un hermano, perdonas y buscas la unidad en el amor. Esa compasión te lleva a la tolerancia y así aceptas que nadie es dueño de la verdad. Por eso el Dalai Lama habla bien de otros credos y admira a Jesús con un amor que le falta a tanto creyente fanático. Te invito a meditar estos sabios mensajes suyos aunque seas de otro credo. Así amas con mente abierta y corazón universal: - La compasión es amar a todos, incluso a los enemigos y los que nos han hecho daño. La compasión engendra perdón y da tranquilidad al espíritu, sólo se logra con el crecimiento interior. - Es bueno meditar, pero el camino no es recluirse en lo alto de una montaña, es construir un mundo mejor. - Si no creces en tu ser interno, te conviertes en esclavo de los objetos y no tienes serenidad. Si estás libre de la ambición y tienes desapego, eres más rico que los que poseen mucho. - Necesitamos un sentido de responsabilidad con todos. No hay nada más importante que ser benevolentes, es decir, tener un buen corazón. Escritor - Conferencista "Si eres compasivo ves al otro como un hermano, perdonas y buscas la unidad en el amor”.

Siga bajando para encontrar más contenido