Una competencia por verse como el más original

Con puntualidad china, las obras de los cuatro edificios permanentes ya están casi concluidas. Los pabellones alquilados por algunos países a los organizadores ya están entregados a sus nuevos dueños, como Brasil o Perú, al igual que casi todos los regionales que agrupan a países de Asia, África, América y Oceanía.

POR:
enero 09 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-01-09

Quizá porque China está cumpliendo su propio guión escrupulosamente, los responsables de la Expo se desesperan con los retrasos del resto de participantes. Muy pocos cumplirán los plazos oficiales de finalización de construcción y decoración. Uno de los casos más graves es el de Venezuela, que comenzó a construir su pabellón cuando casi todos tenían ya bien avanzadas las obras. Su ‘ocho’ gigante, que simboliza el número de estrellas en la bandera venezolana y el número de la buena suerte en China, no estará terminado hasta un mes antes del evento, según sus responsables. Venezuela tendrá entonces que decorar el interior en menos de 30 días. Las obras del espacio español, uno de los pabellones más grandes de la Expo con 7.081 metros cuadrados de superficie útil, avanzan a buen ritmo. La propuesta española intentará destacar entre el resto de países gracias a su fachada de formas curvas recubierta de mimbre. Por ahora, ya está casi completo el esqueleto de acero del edificio a los pies del puente Lupu, que será uno de los puntos de referencia del evento. La extrema humedad de Shanghái, con lluvias frecuentes casi todo el año, y sus altas temperaturas en verano son un verdadero reto para el proyecto español, cuyo mimbre tendrá que ser tratado con productos químicos para evitar que se deteriore en los seis meses que dura la Expo. Mención aparte merece el pabellón de Estados Unidos, cuyo diseño y contenidos poco importaban hasta hace poco, cuando sus responsables luchaban por conseguir el dinero necesario para poder participar en la Expo de Shanghái, ya que desde 1993 está prohibido de forma explícita que el Gobierno estadounidense destine fondos público a participar en Expos. Con dos tercios de lo necesario en el bolsillo, Estados Unidos completó la estructura principal de su pabellón en un tiempo récord, en apenas tres meses. Continúa reclutando patrocinadores para alcanzar los 60 millones de dólares que cuesta su proyecto. 60 millones de dólares costará el pabellón de Estados Unidos en la Exposición Universal de Shanghái.EMIMEN

Siga bajando para encontrar más contenido