Compraventas dejaron de recibir artículos en prenda, por decreto de emergencia

En Bogotá cerraron hasta el lunes, mientras analizan las alternativas legales frente al Decreto 4450, que les impide cobrar por encima del 2,6% mensual por sus servicios.

POR:
noviembre 27 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-11-27

Las prenderías se rebelaron contra el Decreto del martes pasado, que establece una pena de hasta 10 años y medio de prisión para quienes incurran en el delito de usura mediante mecanismos como los pactos de retroventa y los cobros 'gota a gota'.

La Federación Nacional de Almacenes de Compraventa (Fenacovén) citó el jueves a una rueda de prensa en Barranquilla para declararse en crisis por la medida del Gobierno, expedida al amparo del Estado de Emergencia Social -derivado a su vez del lío de las pirámides-, y advertir que sus representados no recibirán más mercancías.

Lo propio hizo en la capital del país la Asociación Nacional de Propietarios de Compraventas (Anprocom), una de las 17 agremiaciones que agrupa Fenacovén. Esta defiende los intereses de cerca de 1.100 negocios bogotanos, que emplean a 4.000 personas.

El problema radica en que, en virtud del Decreto 4450, estos negocios ya no podrán cobrar entre el 5 y el 10 por ciento mensual del dinero que entregan a cambio de un bien, sino solo lo permitido por la ley para los préstamos y las ventas a plazos (hasta 1,5 veces el interés bancario corriente), que hoy está en un máximo de 2,6 por ciento mensual.

La relación con las pirámides

La medida, que será demandada por el gremio, parte del principio de que los excesivos intereses que cobran estos establecimientos -a quienes quieren recuperar los bienes que han entregado a cambio de efectivo- hacen que sus clientes recurran a agentes ilegales, como DMG.

"Estamos sintiendo el coletazo de una situación nacional, pero no sabemos por qué, si es por desconocimiento de lo que hacemos o por defender los intereses de los bancos", afirmó Javier Cardona, representante legal de Unicash, de Barranquilla.

Su colega Juan Carlos Zuleta, de Superefectivo, resaltó la "labor social" que cumplen estos negocios al dar liquidez inmediata a quienes no tienen acceso al sistema financiero.

"Son transacciones de 40.000 ó 50.000 pesos, y en muchos casos se trata de amas de casa con alguna urgencia. ¿A quién van a acudir estas personas ahora? ¿Qué solución habrá para ellas?", planteó.

Tras las ruedas de prensa, el próximo paso de Fenacovén será demandar el decreto. Entre los argumentos que se invocarán figuran que el concepto de contrato de compraventa existe desde hace 150 años en el Código Civil, y que quienes se dedican a esta actividad no pueden convertirse de la noche a la mañana en delincuentes.

"No puedes estar reformando el Código Penal con decretos. Eso crea inseguridad jurídica", reclamó el abogado Rafael Pacheco, encargado del proceso, quien subrayó que las compraventas no tienen nada que ver con las pirámides. "No somos captadores de dinero, sino el banco de los pobres", dijo.

Él confía en que en un plazo máximo de 3 meses haya una sentencia de la Corte Constitucional favorable a las compraventas. "Falta ver si aguantamos los 3 meses", comentó Cardona, de Unicash.

Mientras avanza el proceso judicial, anotó Zuleta, de Superefectivo, las compraventas se limitarán a cumplir los plazos de los contratos firmados antes de la aparición del decreto, con la remuneración del 2,3 por ciento. "Pero no volveremos a comprar por ahora", insistió.

"Es una situación lamentable -agregó Susana Jiménez, gerente de Jiménez y Asociados- porque se acerca la temporada de fin de año, durante la cual aumenta la demanda por los servicios de estos establecimientos (unos 8.000 en todo el país), lo mismo que en carnavales en el caso de Barranquilla".

En Bogotá, en cambio, En Bogotá, en cambio, Anprocom anunció el  cierre de sus establecimientos asociados hasta el este lunes, lapso que aprovecharán para analizar las salidas jurídicas.

"Si definitivamente el presidente Uribe nos sigue considerando usureros por cobrar Uribe nos sigue considerando usureros por cobrar entre el 5 y el 10 por ciento por cada pacto de retroventa, como ha sido la tradición en los más de 80 años que tiene este negocio, reabriríamos los almacenes para comenzar a liquidarlos y devolverles los artículos a sus dueños", adelantó Édgar Escobar, presidente de Anprocom.

El líder gremial aseguró que los sobrecostos -no intereses, según él- que las compraventas cobran son usados en gastos operativos, que incluyen el pago de impuestos como el de renta, el ICA y el IVA.

"Al final nuestra utilidad oscila entre el 2 y el 3 por ciento, que nos parece legítima y normal", puntualizó Escobar, quien estima que cada compraventa cierra un promedio de transacciones de 20 millones de pesos mensuales.

En Meta y Pereira hubo reuniones gremiales como las de Bogotá y Barranquilla.
 
Tienen 9,5 millones de clientes

Fenacovén agrupa a unas 8.000 compraventas de todo el país, que atienden a 9,5 millones de clientes.

Sus directivos destacan que ningún otro prestamista trabaja 24 horas, como lo hace buena parte de este gremio.

En ciudades como Barranquilla incluso hay prenderías ambulantes (foto), que recorren los barrios y hacen su agosto en época de carnaval, cuando la gente necesita liquidez para rumbear o para invertir en mercancías que venden durante las fiestas.

Además de los servicios tradicionales, las empresas más grandes prestan otros, como el recaudo del pago de los servicios públicos.

Siga bajando para encontrar más contenido