¿Qué tienen en común Colombia y Australia?

Dos países que a simple vista resultan distintos comparten el hecho de que la tasa de cambio real ha venido depreciándose durante el último año.

¿Qué tienen en común Colombia y Australia?

Archivo

¿Qué tienen en común Colombia y Australia?

Finanzas
POR:
agosto 01 de 2015 - 09:33 p.m.
2015-08-01

La tasa de cambio real es el precio de los bienes de un país extranjero expresado en términos de bienes locales. Por otra parte, la tasa de cambio nominal representa el precio de una unidad de moneda extranjera expresado en términos de moneda nacional.

Según datos de Bloomberg, la depreciación nominal del dólar australiano tenemos que en los últimos 12 meses, este se ha devaluado 21,99 %, mientras que en lo corrido del año, el valor es 9,82 %.

Por el lado de Colombia, el peso se ha devaluado en el último año 35,08 %. Con respecto a los últimos siete meses, la depreciación ha sido de 16,69 %.

La devaluación frente al dólar ha sido un fenómeno común a nivel global debido al retroceso de los precios de las materias primas, especialmente de los recursos energéticos.

Sin embargo, al examinar la depreciación real, tenemos que Australia y Colombia han tenido una de las más rápidas.

Al respecto, Kieran Davies, analista de Barclays Plc, señaló que otras monedas como el rublo, el real brasilero y el yen están siendo afectados por el mismo fenómeno.

Todas estas economías, salvo Japón, están luchando contra el hundimiento del precio del petróleo y las materias primas en la medida en que la economía china se desacelera.

"Excluyendo el breve caída en el punto de la crisis financiera mundial el peor, este es el nivel más bajo desde 2007" para el dólar australiano, dijo Davies, economista jefe de Barclays en Australia, quien calcula que el tipo de cambio real ha caído más de tres por ciento en lo que va del trimestre.

Daniel Velandia, economista jefe de la firma Credicorp Capital, y Wilson Tovar, director de Investigaciones Económicas de Acciones y Valores, concuerdan en que las variaciones del tipo de cambio real pueden deberse a tres factores: cambios en la tasa de cambio nominal, alteraciones en los precios de los bienes extranjeros y variaciones en los precios de los bienes locales.

En este orden de ideas, cuando se habla de depreciación real, los bienes locales se hacen relativamente más baratos, es decir, sube el precio de los bienes extranjeros expresado en bienes locales.

“Las fluctuaciones en la tasa de cambio nominal explican la mayor parte del comportamiento del tipo de cambio real. No obstante, los precios relativos de los bienes también tienen un peso considerable en este fenómeno”, explicó Velandia.

En el país, el índice de precios al consumidor ha mostrado que los precios han estado subiendo pues pasamos de 2,8 % a 4,6 % en términos de inflación en lo que va corrido del año.

El economista de Credicorp Capital sugiere que la depreciación real se ha visto influenciada por la devaluación nominal de la tasa de cambio y el hecho de que nuestros productos sean más costosos que el de nuestros socios comerciales.

Velandia sugiere que la depreciación de la tasa de cambio real oscila entre 8 % y 10 %.

“Si los precios de los productos a nivel interno no subieran tanto, la depreciación real y nominal serían equivalentes”, agregó Daniel Velandia.

Aunque los analistas de Barclays esperan que la depreciación real añada 0,5 por ciento al crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) australiano, el efecto no sería el mismo para la economía colombiana.

Wilson Tovar considera que el caso australiano es particular porque la base de las exportaciones son el hierro, el carbón y el aluminio, minerales que no han tenido reducciones en sus cotizaciones tan fuertes como el petróleo.

“Es necesario resaltar que las materias primas exportadas desde Australia a Japón y China no se han visto fuertemente afectadas por la fortaleza del dólar a nivel global. Si bien la economía china ha reducido la compra de barriles de petróleo, se ve un nivel sostenido en las compras de hierro y aluminio”, indicó Tovar.

Además, el Banco de la Reserva de Australia ha recortado las tasas de interés este año. Este hecho, en particular, incentivó la inversión mediante tasas de ‘fondeo’ más baratas y atractivas para las empresas.

Por lo pronto, el país no se beneficiará en el corto plazo de la depreciación en el tipo de cambio real porque el sector exportador necesita tiempo y espacio para adecuarse a la nueva realidad económica.

El tipo de cambio real puede afectar la competitividad de las empresas de los países y la estructura de producción.

Hay enfoques que aseguran que cuando las empresas exportan mayores volúmenes, aumentará la producción y el empleo, por lo tanto esto será beneficioso para el país que haya subido su tipo de cambio real.

Por el contrario, otros estudios indican que, para países en desarrollo, un tipo de cambio alto estimula el crecimiento, y los países prefieren evitar bajos tipos de cambios reales.

Pero hay un enfoque que se adapta más a las condiciones del país. La devaluación nominal puede bajar el precio relativo de los bienes transables locales, pero puede generar una inflación que anule el efecto y además tenga efectos negativos adicionales en el bienestar de la población y costos futuros para disminuirla.

Por ahora, las autoridades y los empresarios deben enfocarse en incentivar la producción de bienes nacionales mediante el fortalecimiento de la industria y el sector agroindustrial. De esta forma, el país seguirá resistiendo los embates de un ‘súper dólar’ y la desaceleración en ambos lados del globo.