Comunidades de dos continentes, trabajando por fines comunes

Las regiones, ya sean europeas o latinoamericanas, comparten problemáticas sociales que suelen ser muy parecidas.

María A. van gol / Embajadora- Jefa de la Delegación de la Unión Europea para Ecuador y Colombia.

Archivo Portafolio.co

María A. van gol / Embajadora- Jefa de la Delegación de la Unión Europea para Ecuador y Colombia.

Finanzas
POR:
octubre 26 de 2012 - 01:01 a.m.
2012-10-26

Hoy se clausura en Bogotá uno de los programas inclusivos de la Comisión Europea, URBsocial, que realiza su tercer Congreso Diálogo Euro-Latinoamericano sobre Cohesión Social y Políticas Públicas Locales, un evento académico y presencial en el que los proyectos de los países involucrados, de ambos continentes, tienen un espacio para verificar experiencias y complementar resultados.

Del alcance del programa, su impacto en las comunidades regionales involucradas y los proyectos presentados, Portafolio habló con la Embajadora Jefa de la Delegación Europea para Colombia y Ecuador, María Antonia Van Gool.

¿Cuál es el objetivo de URBsocial?

Este es un programa regional para América Latina que promueve la cohesión social a nivel municipal, en el que a través de contactos con los municipios, de 16 países latinoamericanos y siete europeos, se busca posicionar a los gobiernos locales como actores primordiales en el desarrollo económico, social y territorial, impulsando una reflexión colectiva sobre problemas comunes, que se presentan tanto en comunidades europeas como latinas.

¿Qué características tienen los proyectos y las comunidades para pertenecer a los programas?

Este es un proyecto grande, a cuatro años, que culmina con este Congreso; además, demanda 64 millones de euros, para atender 500 municipios entre los 16 países latinoamericanos y los siete europeos, que integran el programa.

No todos los municipios participan de la misma forma, algunos trabajan sus proyectos productivos, otros toman talleres y otros crean procesos de gobernabilidad.

¿Cómo funciona la comunicación entre los actores de diferentes países?

En realidad, son 20 proyectos alrededor de los cuales gira el trabajo de los 500 municipios involucrados en el programa.

Cada uno de estos cuenta con las experiencias, el desarrollo y los aportes propios regionales de cada grupo.

En este Congreso, como se ha hecho en los dos anteriores, el de España y el de Argentina, se exponen los logros, en medio de una feria de experiencias, lo que permite que otros municipios colombianos, otras comunidades, asistan al encuentro y puedan ver casos en los que se reflejen sus necesidades y así realizar contactos para replicar avances que se ajusten a su realidad y problemática común.

¿Qué aspectos trabajan las comunidades colombianas?

Bueno, soy muy cercana a los dos proyectos colombianos, el de Bogotá y el de Medellín.

Ambos buscan generar políticas públicas locales y crear cohesión social, con una inversión superior al medio millón de euros, para temáticas variadas de reciclaje, género, gobernabilidad, en fin.

El de Bogotá está recuperando una zona industrial en un parque con desarrollo sostenible, con el apoyo de la Alcaldía.

El de Medellín es en realidad del oriente antioqueño, y se trata de involucrar a la comunidad en sus planes de desarrollo local.

Ellos crearon un diplomado: Economía Solidaria para Administradores Locales y están ejecutando su plan estratégico. Este proyecto lo trabajan conjuntamente con Argentina, Brasil, Italia, Roma y España.

JUSTICIA Y EQUIDAD, DESDE LA BASE DE LA SOCIEDAD

URB-AL III cuenta con 20 proyectos comunes para los países de Europa y A. Latina, abarcando una población aproximada de 23 millones de personas, con 82.000 beneficiarios directos y 1,2 millones de indirectos.

Entre los alcances del programa están el desarrollo y fortalecimiento de unas 150 políticas públicas locales. Además, se cuenta con el apoyo de la OCO, un consorcio de administraciones públicas, liderado por la Diputación de Barcelona e integrado también por la FIIAPP.

Al evento en Bogotá, el tercero con el que se clausura el programa, de cuatro años de trabajo, asisten políticos, delegados de organizaciones multilaterales, técnicos y miembros de los grupos de trabajo en ambos continentes.

Astrid López Arias

Redactora Economía