Conciencia y coherencia

Buena conciencia y coherencia es alinear tu cuerpo con tu mente, y armonizar tu mente con tu corazón y tu espíritu. Asume liderar tu propia vida y actúa en conformidad con un conocimiento y sabiduría superiores.

POR:
mayo 29 de 2009 - 05:00 a.m.
2009-05-29

Elige potenciar tu sentido de responsabilidad con el bienestar de todos los demás. No puedes darte el lujo de frenar tu avance con pensamientos centrados sólo en ti mismo y decisiones basadas en el ego. Con auto-disciplina, humildad y servicio construyes una era de luz y caminas en el sendero del espíritu. Eso pide decidir con amor, escuchar a los demás y tratarlos con la sabiduría del amor, no con los clichés del ego. Tu verdadero ser reside en la morada de tu corazón y la conexión entre tu corazón y tu ser superior te centra en el amor. Saca espacios de paz elige sumergirte en tu conciencia y fluye con Dios en la calma del amor sin batallas internas. Tener consciencia es despertar y vivir alerta en el aquí y en el ahora. Según un guía espiritual es caer en la cuenta de quién eres, qué haces, dónde estás y hacia dónde te diriges. Es como la base de una pirámide y, sobre ese fundamento, te puedes elevar a un estado superior y ser coherente y consistente. El secreto es mejorar en tres campos: 1. Esmérate en conocerte y autovigilarte siempre sin excusas peregrinas. Es un estado de alerta constante para amar y alcanzar sabiduría. 2. Mejora cada día tus acciones: tus pensamientos, gestos, decisiones, emociones, hábitos y palabras. 3. Dedica tiempo a estar en comunión con la realidad y acepta los hechos y las personas tal como son. Pregúntate con frecuencia: ¿para dónde voy? ¿Qué necesito aprender? ¿Qué necesito cambiar? ¿Cuál es mi misión? No te identifiques con las cosas, evita el sopor de una conciencia anestesiada y vive alerta y vigilante. Eres feliz si vives sincronizado con el presente y te apoyas en ti mismo y no en lo vano y lo aparente. Tu mejor aliado es el amor incondicional y con su magia no juzgas, respetas y eres compasivo. Tu ganancia está en expandir tu conciencia, armonizarte y unificar cuerpo, mente, sentimientos y tu entorno. Si vas a lo esencial alcanzarás la paz tan deseada y la seguridad de tener lo que necesitas en cada momento. Si de verdad te enamoras de Dios verás cómo desaparecen el miedo, las dudas y la enfermedad. En tu espíritu como chispa divina está la verdadera fuente de energía interior que equilibra tu cuerpo y tu psiquis. Decide romper todas las ataduras, gana la libertad interior y serás el dueño de ti mismo. Todo el tiempo que dedicas a relajarte, orar y meditar te energiza, te calma y te revitaliza. Puedes esperar lo mejor cuando cuidas tu paz interior, y lo peor si y te subyugan los bajos instintos y los delirios del ego. Ahora bien, si te sosiegas y te reconoces, vuelves a lo esencial y no te desgastas en asuntos de poca importancia. oasisggg@uniweb.net.co Escritor - Conferencista HERJOS

Siga bajando para encontrar más contenido