Concluyó reunión de OIT con llamado a mejores empleos

Tras tres días de reuniones y debates, los cerca de 500 participantes de 33 países aprobaron la Declaración de Lima.

Guy Ryder, director general de la Organización Internacional del Trabajo.

EFE

Guy Ryder, director general de la Organización Internacional del Trabajo.

Finanzas
POR:
octubre 16 de 2014 - 07:54 p.m.
2014-10-16

La 18 Reunión Regional Americana de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) concluyó este jueves en Lima con un llamado de su director general, Guy Ryder, a crear mejores empleos para todos y a combatir el trabajo infantil.

Al cabo de tres días de reuniones y debates, los aproximadamente 500 participantes de 33 países aprobaron la Declaración de Lima con las conclusiones y sus expectativas para los próximos cuatro años. En su discurso de clausura, Ryder dijo a los delegados de organizaciones laborales, empleadores y gobiernos que "la democracia sólo se fortalece si hay mejores empleos para todos".

Ryder destacó que la Comisión de Verificación de Poderes no haya recibido ninguna queja durante la reunión, lo cual consideró un avance notable en el tripartismo, formado por los gobiernos, los empleadores y las organizaciones de trabajadores.

Igualmente, el director general de la OIT subrayó la iniciativa de 25 países para declarar a América Latina y el Caribe como una zona libre de trabajo infantil con el objetivo de que las naciones adopten medidas públicas para eliminar esta práctica.

La Declaración de Lima señaló que la región de las Américas sigue teniendo grandes desigualdades y que el reto de combatir la desigualdad requiere de políticas públicas integradas, que promuevan la inclusión social, el trabajo decente y el empleo productivo.

Entre las expectativas expresadas por las partes están que la OIT pueda prestar asistencia para que los países implementen un marco amplio de políticas para la promoción del empleo pleno, decente, productivo y libremente elegido.

Asimismo, políticas para promover el respeto a la libertad sindical y la negociación colectiva, políticas para promover un entorno propicio para la creación y el desarrollo de las empresas, y estrategias coherentes para facilitar la transición de la
economía informal a la formal.

Los delegados también solicitaron a la OIT su asistencia para adoptar políticas de salarios mínimos, y una acción inmediata, renovada y específica dirigida a abordar la crisis del empleo juvenil en temas de educación, formación y políticas del mercado de trabajo.

El ministro peruano de Trabajo, Freddy Otárola, afirmó en la clausura que "la historia política y económica de América Latina aún está por escribirse" y que para ello las naciones tienen que fortalecer sus mercados y multiplicar sus inversiones.

Otárola señaló que los desafíos para generar un trabajo decente en la región son tener un crecimiento económico sostenido, mejorar la confianza en la democracia, ampliar la protección social y tomar medidas para reducir la desigualdad social.

EFE