CONECTIVIDAD, un reto para los carros de lujo

En la competencia por seducir a los conductores amantes de la tecnología, acaban de entrar dos gigantes de los carros de lujo: Bayerische Motoren Werke (BMW)y Daimler (Mercedes Benz).

POR:
mayo 03 de 2011 - 05:00 a.m.
2011-05-03

Estas reconocidas marcas acaban de incorporar a sus vehículos acceso a teléfono inteligente e Internet conforme las preocupaciones medioambientales y la adicción de los consumidores a los aparatos móviles desplazan el énfasis de la potencia a los elementos de tecnología de avanzada. "La conectividad móvil desempeña un papel cada vez más importante en nuestras vidas", dijo el jefe de ventas de BMW, Ian Robertson, en un evento en Múnich. "Esos servicios continuarán creciendo. Es algo que forma parte de una ventaja competitiva". Los fabricantes de autos de lujo tardaron en conectar sus autos a Internet debido a temores respecto de la seguridad y de permitir el ingreso de datos no filtrados a sus vehículos. Pero la proliferación de aparatos móviles como el iPhone de Apple está cambiando las cosas, mientras que el petróleo por encima de los 100 dólares por barril sube la presión para que las empresas de autos encuentren un argumento de venta no relacionado con el consumo de combustible. Mercedes empezó este año a ofrecer acceso a Internet en los vehículos con la Clase C mejorada y el auto deportivo SLK rediseñado. BMW presentó el mes pasado una aplicación de teléfono inteligente que permite a los usuarios de iPhone acceder a playlists y examinar tweets desde la pantalla del auto. El Audi de Volkswagen incorporará tráfico de datos en tiempo real a su servicio de navegación este verano en Europa. "Las empresas fabricantes de autos de lujo querían controlar el flujo de información en el carro para preservar la experiencia de la marca, y eso desaceleró el ofrecimiento de servicios", dijo Anil Valsan, analista del centro automovilístico de Ernst Young. "Pero ese mercado no puede permitirse quedar rezagado".helgon

Siga bajando para encontrar más contenido