El confi dente del próximo presidente de EE.UU.

El inversionista John Rogers es una de las personas más cercanas a Barack Obama

POR:
noviembre 14 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-11-14

La elección de Barack Obama como presidente de Estados
Unidos hizo que John Rogers pasara de ser un gestor de dinero poco conocido que come en McDonald's todos los días, a ser el confidente de quien será a partir de enero el hombre más poderoso del mundo.

Rogers es el presidente de la junta directiva de Ariel Investments, con sede en Chicago, la firma de inversiones de afroamericanos más grande de EE.UU. Ariel, que administra US$7.000 millones en activos, es una firma que invierte en acciones "value", aquellas que se consideran baratas en comparación con los activos de la compañía.

Rogers fue uno de varios amigos que jugó baloncesto con Obama
el día de las elecciones. El inversionista conoció a la familia del presidente electo a través del hermano de Michelle Obama, Craig Robinson. Los dos jugaban baloncesto en el equipo universitario de Princeton.

Rogers dice que se ve a sí mismo como el "enlace" que conecta a Obama con la comunidad inversionista, dueños de pequeñas empresas y ejecutivos corporativos. "Sólo soy parte del equipo Obama".  En Ariel Community Academy, la escuela pública de Chicago que Rogers ayudó a fundar, invertir es parte del plan de estudios. Cada alumno de primer grado recibe US$20.000 que ven crecer durante los primeros seis años de estudio.  En sexto grado, los estudiantes empiezan a investigar y a invertir en acciones. En octavo grado, destinan parte de las utilidades a un proyecto de la escuela y se dividen el resto.  Luego, pasan el capital inicial de US$20.000 a los nuevos estudiantes de primer grado.

Aprovechando su familiaridad con varias luminarias financieras, Rogers ayudó a Obama a conectarse con Warren Buff ett, de Berkshire Hathaway Inc. "Posee un excelente juicio sin peso ideológico", dice Bill Miller, gestor de fondos de Legg Mason y uno de los amigos de Rogers.  Aunque el inversionista de 50 años no estuvo entre los asesores económicos de Obama durante su primera conferencia de prensa tres días después de las elecciones, se espera que juegue un papel importante en el futuro gobierno. En los últimos años, Rogers ha formado parte de un círculo de líderes locales negros que han ayudado a Obama a conectarse con donantes y contactos acaudalados.

Distancia prudente

El inversionista no forma parte de la junta asesora económica que le ayudará a Obama a navegar la crisis financiera durante la transición y no ha mostrado inclinación hacia un cargo formal en Washington.

Pero el 5 de noviembre, el primer día de Obama como presidente electo, el futuro mandatario despachó desde la oficina de
Ariel, en el centro de Chicago. Entre tanto, la directora general de Ariel, Mellody Hobson, de 39 años, suena para un cargo en Washington.  Hobson no estuvo disponible para hacer comentarios, pero una portavoz de la firma dijo que la ejecutiva "está absolutamente comprometida con Ariel".

Durante los últimos años, Rogers fue el copresidente de la junta financiera de Obama en el estado de Illinois y uno de sus principales recaudadores de dinero. Ha estado interesado en la política del Partido Demócrata desde hace un tiempo.

También fue uno de los principales promotores de la campaña a la presidencia del ex senador Bill Bradley en 2000.

El mercado actual no ha sido benévolo con el estilo de inversión de Rogers. Michael Breen, analista de Morningstar, quien cubre los fondos de Ariel, dice que Rogers "compró muy pronto acciones de negocios de calidad que han sufrido ventas masivas".

Los retornos de Ariel han sido atroces este año. Su fondo principal, que gestiona US$1.300 millones, ha caído 47,5% ó 10 puntos porcentuales por debajo del retorno total del índice S&P 500. El fondo Ariel ha caído 17% en promedio durante los últimos tres años, o nueve puntos por debajo del retorno total del S&P 500. El enfoque de la firma de buscar acciones baratas la ha llevado a tener posiciones importantes en el sector financiero y en otros sectores en problemas.

El fondo, por ejemplo, ha perdido mucho en su inversión en Janus Capital Group Inc., una firma gestora de activos que ha caído 72% en 2008. En agosto, Ariel despidió a 19 empleados, o cerca del 20% de su fuerza laboral. Fue su primer recorte en sus 25 años de historia.

El estilo poco convencional de Rogers puede que no sea apto para una oficina del gobierno. No usa correo electrónico porque piensa que lo va a distraer de la investigación de inversiones. Pero viene de una familia dedicada al servicio público. Su padre fue juez y su madre fue una abogada que trabajó en un cargo de alto nivel del Departamento de Justicia durante la administración del presidente republicano Richard Nixon.

Siga bajando para encontrar más contenido