La confianza del consumidor sigue en terreno negativo

La encuesta de Fedesarrollo muestra que en septiembre pasado el Índice de Confianza del Consumidor se situó en -2,1 por ciento.

Índice de precios al consumidor cae 0,02% en julio

archivo portafolio.co

Finanzas
POR:
reuters
octubre 18 de 2016 - 05:28 p.m.
2016-10-18

La confianza del consumidor en Colombia se mantiene en terreno negativo, así lo mostró este martes la encuesta de Fedesarrollo, que señala que el Índice de Confianza del Consumidor (ICC) se situó en -2,1 por ciento en septiembre pasado.

Esto, si bien muestra una mejora frente al pasado agosto (-6,6 por ciento), no representa en sí algo sustancialmente bueno, por cuenta de que, comparado con el mismo mes de 2015, la confianza del colombiano consumidor cayó 6,1 por ciento: cerró en 4,3 por ciento de favorabilidad en septiembre del año pasado.

El repunte, con respecto al octavo mes del presente año, se debió a una mejora en las condiciones económicas actuales de los hogares, aunque se mantienen nubarrones sobre las expectativas, por lo que el indicador se mantuvo en terreno negativo.

(Lea también: El Dane informó que en lo corrido del año, el Índice de Precios al Consumidor va en 5,25%).

Vale destacar que el ICC es considerado una medición clave en el desempeño del consumo y está conformado por cinco componentes, tres de los cuales aluden a las expectativas de los hogares a un año y los otros dos a la percepción en torno a la situación actual de la economía.

La recuperación en la confianza con respecto a agosto pasado se explicó también por un repunte del componente de condiciones económicas, mientras el relacionado con las expectativas se mantuvo prácticamente inalterado en terreno negativo.

"La disposición a comprar bienes muebles y electrodomésticos y, en menor grado, la disposición a comprar vivienda aumentaron frente al mes anterior y completaron dos meses consecutivos de recuperación", explicó el informe de Fedesarrollo.

La recuperación de la confianza en septiembre frente a agosto contrasta con las expectativas de crecimiento de la cuarta economía de América Latina de los analistas y del propio Banco Central, que se sitúan más cerca del 2 por ciento, frente a la meta del Gobierno de 2,5 por ciento.