La confianza está de vuelta

La noticia fue particularmente bien vista. Y es que en un país en el que dos terceras partes de la economía dependen de la evolución del consumo, resultó refrescante el repunte del índice de confianza de la población, que realiza una entidad privada. Mientras los analistas esperaban una cifra de 42,3 ligeramente mejor que el 40,8 observado en abril, el dato llegó a 54,9, el más alto de los últimos ocho meses.

POR:
mayo 27 de 2009 - 05:00 a.m.
2009-05-27

Aunque el número en sí mismo no quiere decir nada, esta es una mezcla de cómo ven los estadounidenses su situación económica actual y qué perspectivas tienen en el futuro. En la primera de las categorías la calificación fue similar a la previa, pero en lo que hace a las expectativas, la mejora fue descomunal. Para los expertos, la población ha comenzado a ver la luz al final del túnel de la crisis. Sin desconocer que el desempleo ha aumentado en forma sostenida desde hace más de un año, también es cierto que más de un 90 por ciento de la población sigue ocupada y puede cambiar su visión del estado de cosas. Dicha actitud es fundamental, porque está claro que el optimismo o el pesimismo tienen un peso gigantesco en las decisiones de compra. Por tal motivo, si el porvenir se ve menos oscuro, existe la posibilidad de que los compradores vuelvan a los centros comerciales o muestren interés en comprar activos más duraderos como vehículos o vivienda. Falta, por supuesto, que tales percepciones se traduzcan a la realidad. Pero la mejora en la confianza es un indicador más en el sentido de que el viento ha comenzado a cambiar de dirección después de meses de declive. Ello explica el repunte en los precios de las acciones y del petróleo. Ahora sólo falta lo más difícil: que el optimismo creciente se comience a notar en el sonido de las cajas registradoras.WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido