'El conflicto en el país cuesta 4 por ciento del PIB'

El impacto negativo del conflicto armado en el país se estima en 75 mil millones de dólares anuales.

'El conflicto en el país cuesta 4 por ciento del PIB'

Archivo

'El conflicto en el país cuesta 4 por ciento del PIB'

Finanzas
POR:
junio 26 de 2015 - 02:31 p.m.
2015-06-26

Los diversos conflictos que vive Colombia tienen un impacto negativo directo estimado en 75.000 millones de dólares anuales sobre la economía del país y, según el experto en negociación, Stuart Diamond, quien reveló el dato en el Congreso Internacional de Andesco que se realiza en Cartagena.

De esta manera, el experto internacional en negociación Stuart Diamond, le sumó un nuevo indicador a los ya existentes sobre el país. “Este impacto equivale a cuatro puntos del PIB colombiano, lo que convierte a los conflictos colombianos como los más costosos del mundo”, expresó.

Diamond también informó que estos valores del costo de los conflictos se traducen en una notoria baja del nivel de confianza del país en los estándares mundiales de competitividad y facilidad para el desarrollo de los negocios.

Asimismo, explicó que la evaluación no se limita solamente a los conflictos armados históricos del país, sino que también aplica a la diversidad de desacuerdos que se observan en las distintas regiones y sectores colombianos.

El experto también recomendó que a estas alturas, “cuando los negociadores de ambos lados están  en la mitad del río, lo que deben hacer es remar al mismo ritmo para llegar a la otra orilla. Tiene que haber consenso”.

Señaló que este conflicto hay que resolverlo paso a paso. “No es posible firmar un acuerdo para un conflicto de medio siglo en dos días. Hay que invitar a personas que no están involucradas en el conflicto, pero que pueden influenciar positivamente la negociación”.

EL ARTE DE NEGOCIAR

En su conferencia, Diamond señalo que la negociación no es un proceso limitado a la resolución de conflictos, la negociación debe ser un proceso natural para evitar conflictos y persuadir a la contraparte, por medio del conocimiento de sus necesidades y el uso del sentido común.

Asimismo señalo que la mejor manera de enriquecer y minimizar diferencias es el “pago emotivo”, en el cual basta con pedir disculpas, asumir responsabilidades o escuchar activamente para mejorar el clima de la negociación y encontrar las mejores posibilidades de resolución.