Está congelada la venta de casi 6.000 camiones

Las medidas adoptadas por el Gobierno para solucionar el paro de los pequeños camioneros realizado el pasado 16 de junio, tienen represados en puertos, bodegas y concesionarios a unos 6.000 vehículos de carga entre tractomulas, camiones y volquetas.

POR:
julio 23 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-07-23

La razón es que el decreto 2450 del 4 de julio obliga a importadores y productores nacionales a chatarrizar un camión viejo, por cada vehículo nuevo que intenten ingresar al mercado. De no hacerlo, tendrán que pagar un póliza, cuyo valor no solamente fue incrementado, sino que se recortó el plazo de vencimiento. De acuerdo con el decreto, el valor de la caución para tractomulas será de 70 millones de pesos, para dobletroques y minimulas 50 millones de pesos y para vehículos de dos ejes, con capacidad superior a 6 toneladas 35 millones de pesos. Según los importadores, los concesionarios y la Federación Nacional de Comerciantes (Fenalco), el decreto frena por completo la renovación del parque automotor de carga, ya que la medida incluye no solamente a los autos con destino al servicio público sino a los particulares. Además deja en un limbo a quienes tomaron la decisión de importar o nacionalizar equipos antes de que fuera tomada la determinación. En comunicación enviada por Guillermo Botero, presidente de Fenalco, a la Presidencia de la República, el dirigente gremial asegura que con la modificación del valor asegurado y el plazo de las pólizas, “simplemente se hizo inviable la posibilidad de que estas tengan algún efecto, ya que indefectiblemente están condenadas a siniestrarse”. De acuerdo con lo planteado por Fenalco, sería mejor que de una vez exigieran que ese dinero se le entregara al Ministerio de Transporte, a cambio de imponer un nuevo trámite, el de las pólizas y el pago a las aseguradoras. Los importadores y comercializadores de vehículos de carga sostienen que el país ha venido perdiendo aceleradamente competitividad, al bajar del puesto 34 en el 2004 al 41 en el 2008, en el escalafón mundial entre 55 naciones, en buena medida, como consecuencia de las limitaciones en el transporte. REGLAS DE JUEGO ESTABLES El presidente de los comerciantes le recuerda al Gobierno que el decreto no contempló ningún plazo de transición para los ensambladores y productores que ya tenían un inventario disponible, a fin de que pudieran venderlo, y no causarles un grave perjuicio. “Por lo menos pedimos que se excluyan de la obligación de chatarrizar, a las mulas de arrastre conocidas como minimulas”, dice Botero, al tiempo que advierte que esta medida está atentando gravemente y en forma directa contra la competitividad del país “y más grave aún, contra la inversión extranjera”. Uno de los principales interrogantes se presenta con la empresa japonesa Hino, filial de Toyota, que tiene planeado montar una planta ensambladora de camiones y vehículos de carga en la Sabana de Bogotá, pero que ahora se enfrenta a estas restricciones en el acceso al mercado. Según los empresarios, inversionistas internacionales como la firma japonesa Hino que está construyendo fábrica de camiones en Colombia, y otras, que tienen inventarios de vehículos cuantiosos), este tipo de actuaciones por parte de un gobierno que supuestamente está interesado en atraer inversión extranjera es muy preocupante, y no contribuye a crear un clima de confianza. Advierten que esta medida lo que hizo fue encarecer los camiones viejos y cerrar las puertas a los nuevos, pues insisten en que no es una política seria de chatarrización porque no define la vida útil para los camiones ni ofrece incentivos financieros, para la renovación de la flota circulante. Los importadores sostienen que su principal problema es que el Gobierno les cambió las reglas de juego en forma intempestiva y a mitad de camino.Alertan además sobre la forma como se está premiando la obsolescencia del transporte de carga en el país. También dicen que tener vehículos de carga cada vez más viejos, implica aumentar los costos de los fletes, con efectos negativos en la capacidad para competir. ASECARGA PIDE REGLAMENTAR LAS NORMAS Por su parte, el presidente de la Asociación de Empresas Transportadoras de carga (Asecarga), Jairo Herrera, dijo que la medida del Gobierno es sana, pero que es necesario reglamentarla, de tal manera que haga obligatoria la chatarrización de los vehículos de modelos anteriores a 1970. También es indispensable crear líneas de crédito con bajos intereses que les permita a los pequeños transportadores sacar del mercado sus autos viejos para reemplazarlos por otros. “Si no quieren seguir en el negocio, es necesario reconocerles un dinero adicional, de tal manera que su retiro sea digno”, dijo Herrera. Fletes con 12,5 por ciento por encima de la tabla El Gobierno expidió el decreto 2363 que regula integralmente el transporte de carga y fija los valores de los fletes. La disposición señala que los generadores de carga deben pagar un 12,5 por ciento más que el precio señalado en las actuales tablas del Ministerio de Transporte. Además, deberán cancelar el servicio dentro de los ocho días siguientes a la prestación del mismo. La medida profundiza la vieja polémica entre los industriales y los comerciantes, con las empresas de carga y los propietarios de los camiones. Estos últimos piden que se respete la actual tabla de fletes, mientras que los industriales y propietarios de la carga, aseguran que los costos del servicio del transporte deben responder a las fuerzas del mercado, es decir, de la oferta y la demanda. “El Ministerio de Transporte estaría incursionando en ámbitos que no son propios de su competencia al establecer una norma en la que se fija un porcentaje sobre el valor del flete por tonelada”, señaló el presidente de la Andi, Luis Carlos Villegas Echeverri, en carta enviada al jefe de la cartera de Transporte, Andrés Uriel Gallego, en la que indica, además, que la determinación del valor agregado o del margen de intermediación de un servicio compete exclusivamente al ámbito privado. Villegas dice que ese tipo de medidas implicarían un alza desmesurada en un costo clave del sector industrial, lo que repercutiría en la pérdida de competitividad y en un mayor valor de los precios de los bienes al público. Los empresarios dicen que los fletes están sujetos a la oferta y la demanda, pues se transan minuto a minuto, lo que hace imposible someterse a una tabla.También restringen camionetas Los comerciantes aseguran que las medidas tomadas por el Ministerio de transporte, tendientes a restringir el ingreso de taxis nuevos al mercado de Bogotá, entre ellos las matrículas de vehículos station wagon y las camionetas de doble cabina, agregan otro problema a la renovación del parque automotor. Sostienen que su posición es de apoyo a la renovación del parque automotor de carga, pero no en la forma como se quiere efectuar en el país, frenando el ingreso de vehículos nuevos, pues a cambio de solucionar los problemas, lo que pasa es que se agravan. Opinan que en varios países se han adelantado programas de renovación, para lo cual se han diseñado proyectos multidisciplinarios que han arrojado resultados satisfactorios para todos los integrantes de la cadena del transporte de carga, sin restringir el ingreso de nuevos camiones y tractomulas.WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido