Congreso arranca el debate por reforma tributaria

La ley de financiamiento presupuestal tendrá este martes su primer round. El cambio más fuerte frente a la propuesta inicial consistiría en disminuir carga a la riqueza y ampliarla en los dividendos. Habría ajustes en el CREE.

El ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, presentó la Ley de Financiamiento.

Archivo particular

El ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, presentó la Ley de Financiamiento.

Finanzas
POR:
noviembre 11 de 2014 - 01:07 a.m.
2014-11-11

El proyecto de reforma tributaria o ley de financiamiento presupuestal radicado por el Gobierno al Congreso de la República tendrá este martes el primer round, con la presentación de la ponencia por parte de los miembros coalición de Unidad Nacional (Partidos de la ‘U’, Liberal y Cambio Radical), que esta vez contarían con el apoyo el partido Verde y de algunos conservadores.

Los ponentes han sostenido reuniones con los representantes del sector privado y del Ejecutivo. Entre las opciones figura una modificación a lo planteado en los impuestos a la riqueza y el CREE, así como la vigencia del ajuste. También se estudiaba una propuesta para gravar los dividendos. El senador Antonio Navarro, explicó que el objetivo es reducir a la mitad la carga que las empresas pagan por el tributo a la riqueza, y sustituirlo con un impuesto a los dividendos decretados, a partir de una base de 1.548 UVT, que equivalen a 42,5 millones de pesos.

Entre 42,5 y 125,6 millones la tarifa será de 3 por ciento. Los montos a pagar van subiendo, y quienes tengan dividendos gravables por encima de 374,9 millones de pesos, pagarán un máximo de 15 por ciento.

“Esta es la mejor manera de trasladar parte de la carga tributaria de las empresas a las personas naturales”, dijo Navarro Wolff.

La propuesta de gravar los dividendos ya generó reacciones. Juan Pablo Córdoba, presidente de la Bolsa de Valores de Colombia, señala que más allá de si el impuesto a los dividendos es o no conveniente, lo que tiene que analizarse es cuál es el nivel de tributación que deben tener las ganancias empresariales.

El directivo recordó que, dependiendo del sector, la tributación efectiva está entre 42 y 70 por ciento, nivel que, a todas luces, desincentiva la inversión.

Considera que, una vez se revise dicha carga, se puede dar el debate de cómo se cobra un impuesto a las ganancias. “En la estructura tributaria actual, con todo lo que tiene (hay impuesto al patrimonio, CREE, renta y demás), es una pésima idea añadirle los dividendos”, dijo.

Finalmente, insistió en que en general la propuesta de reforma tributaria genera recursos, pero solo de corto plazo, porque “se les está dando el mensaje a los empresarios de que en Colombia la política tributaria no es seria”.

Por su parte, el presidente de Asobolsa, Jaime Huberto López, recordó que en Perú se estableció un impuesto a los dividendos que afectó fuertemente a ese mercado, pues los inversionistas optaron por destinar sus recursos a otros países.

Por lo pronto, en la primera sesión, que se realizará este martes en comisiones tercera y cuarta de Cámara y Senado, no contará con la ponencia de los miembros del partido Centro Democrático.

El congresista Fernando Araújo dijo a Portafolio que ese movimiento está elaborando una ponencia en la que se propondrá aplazar la reforma hasta el año entrante, que incluiría un plan de financiamiento a tres años, y la definición de un estricto programa de aplicación inmediata de reducción del gasto del Gobierno.

LOS OTROS TEMAS

La ponencia que está en proceso de análisis y discusión contiene los demás temas que planteó el Gobierno.

El primer punto es mantener en 4 por mil el gravamen a los movimientos financieros, con lo cual el fisco recibe 5,8 billones de pesos anuales.

Adicionalmente, plantea eliminar la devolución de 2 puntos del IVA en compras con tarjetas débito y crédito, beneficio que había sido creado con el objetivo de estimular el uso de estos mecanismos de pago y desincentivar el efectivo.

En cuanto al impuesto al patrimonio, se reemplaza por el “impuesto a la riqueza”, que sería pagado por las personas naturales y jurídicas que, al primero de enero de 2015 cuenten con patrimonios brutos superiores a los mil millones de pesos.

En cuanto al CREE, se dejaría permanente la tasa del 9 por ciento (la tarifa base original era de 8 por ciento) y establece una sobretasa de 3 por ciento para las empresas con un patrimonio neto gravable superior a los mil millones de pesos.

Fedesarrollo ha dicho que “la reforma se concentra en aumentar la tributación de las empresas, tanto a través del impuesto a la riqueza como a través de la sobretasa al CREE, lo cual no contribuye a estimular la actividad productiva ni tampoco a la equidad”.

Y, más recientemente, varios centros de estudios han advertido que en el ajuste no se contempla el escenario de la caída de los precios del petróleo y su impacto en los ingresos.