Consorcio UralChem, exportador de abonos a A. Latina, lanza oferta pública de acciones

Con una capacidad de unas 800.0 00 toneladas de abonos minerales al año, el consorcio exporta el 65 por ciento de ellos a América Latina y en Brasil hasta dispone de una sucursal, Uralchem Trading.

POR:
abril 26 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-04-26

Se trata de uno de los principales productores mundiales de abonos minerales cuya mayor parte se exporta a América Latina, ha lanzado una oferta pública inicial de acciones.

UralChem, el mayor productor de salitre (26,3 %) y segundo de fertilizantes de nitrato de amonio (16,5 %) y de amoníaco (15,4 %) de Rusia, está valorada en 16.000 millones de dólares y espera conseguir de la oferta pública ente 396 y 642 millones de dólares, según su corredor de bolsa ruso, Renaissance Capital.

Ya en 1998 UralChem quiso poner en oferta pública en Occidente el 20 por ciento de sus acciones, pero la crisis frustró sus planes. Esta vez, sin embargo, el anuncio fue precedido por toda una campaña de expansión que debe hacer a la empresa más atractiva para los posibles inversores europeos.

UralChem manifestó su interés por los dos líderes de la industria química polaca, Zaklady Azotowe Pulawy (ZAP) y Zaklady Chemiczne Police (ZChP).

También el año pasado, trascendieron a la prensa letona los planes del consorcio de construir su propia terminal en el puerto de Riga y de adquirir varios buques de carga y crear su propia flota transatlántica.

Además, la compañía anunció el propósito de construir otra terminal de carga en el puerto francés de Dieppe, que deberá entrar en servicio ya en verano de 2011. UralChem no descarta la construcción en la misma ciudad de una planta procesadora de abonos con una capacidad de 250.000-300.000 toneladas al año.

Pese a las aseveraciones que dio la empresa a las autoridades francesas, los planes de UralChem despertaron la preocupación de los ecologistas y hasta de senadores de los "Verdes".

Un comunicado difundido por los "verdes" y citado por la agencia rusa Itar-Tass afirma que "UralChem es una empresa que aspira a obtener ganancias en detrimento de los intereses sociales". 

Los ecologistas franceses no ocultan que obtuvieron vasta información de sus colegas rusos, que no se cansan de denunciar el menosprecio del consorcio por el entorno, la falta de transparencia de la empresa y sus conflictos con los accionistas minoritarios.

No solo se trata de la avería que sufrió la planta del consorcio en Kirovo-Cheletsk, que costó la vida a al menos un empleado, o de la penosa situación de Voskresensk.

La planta de fertilizantes que tiene allí UralChem amenaza convertir esa ciudad de la región de Moscú en la "localidad más nociva para la salud" en toda Rusia, según el canal de televisión RenTV.

En ambos casos la dirección de la empresa puso todo tipo de obstáculos tanto a los ecologistas como incluso a los inspectores del Estado, que llegaron incluso a amenazar con llevar a sus directivos ante los tribunales.

Rostejnadzor, la entidad estatal que se encarga del control del cumplimiento de las normas técnicas en Rusia, no descarta la responsabilidad de sus propios inspectores, que pudieron ser sobornados.

Fuentes periodísticas rusas también advirtieron que UralChem se presenta a la oferta pública con una enorme deuda, que podría haber ascendido a fines de 2009 (tras la caída en más del doble de los precios de sus principales productos) a los 1.400 millones de dólares.

Así mismo, UralChem se negó a comentar su situación en vísperas de la oferta pública. Fuentes periodísticas rusas, sin embargo, son exhaustivas: en 2009 sus beneficios fueron de 949 millones de dólares, pero los gastos fueron tales que las pérdidas ascendieron a los 104,2 millones de dólares.

De este modo, el objetivo de la oferta pública de la gran productora de abonos podría consistir en descargar el fardo de la enorme deuda que amenaza con aplastarla.

No obstante, el dueño nominal de UralChem, Dmitri Mazepin, a quien, según la prensa rusa, oficialmente pertenece el 86 por ciento de las acciones, aparecía este año entre los 100 hombres más ricos del mundo en la revista Forbes, que le atribuía una fortuna de 950 millones de dólares.

Siga bajando para encontrar más contenido