‘Construcción, industria y minería, moverán el PIB’

Informe del Banco de la República presentado al Congreso plantea la necesidad de darles prioridad a nuevos sectores, en respuesta al menor aporte del petróleo a la expansión de la economía.

Según Bancolombia, las exportaciones totales caerían US$7.000 millones este año.

Archivo Portafolio

Según Bancolombia, las exportaciones totales caerían US$7.000 millones este año.

Finanzas
POR:
marzo 31 de 2015 - 12:12 p.m.
2015-03-31

La economía colombiana está obligada a cambiar sus motores de crecimiento, ante la destorcida en los precios de las principales materias primas de exportación, especialmente el petróleo.

Así lo deja entrever el Banco de la República, en el documento que presentará en los próximos días al Congreso. En su análisis sobre el rumbo de la economía, la entidad plantea un giro en las prioridades del país, y señala los cuatro nuevos sectores que deberían ser impulsados por las políticas del Gobierno: construcción, industria, minería y servicios.

El Banco insiste en la necesidad de hacerle frente al déficit en cuenta corriente, generado por la caída de las exportaciones y el aumento de las importaciones, aunque afirma que en el 2015 las compras externas tendrán un retroceso significativo.

De acuerdo con el documento, la devaluación del peso puede impulsar durante este año las exportaciones y desestimular el monto de las importaciones.

En medio de la actual depreciación, el Emisor asegura que las importaciones presentarán una caída este año debido a que las compras de maquinaria y equipo de transporte se verán mermadas. Esto podría llevar a “una posible sustitución de la oferta importada por local debido al incremento en los costos asociados a la devaluación del peso”.

Otro factor que considera el Banco como influyente en el comportamiento de las importaciones en el 2015 radica en la puesta en marcha de la Refinería de Cartagena (Reficar) lo cual “supondría una menor necesidad de compras externas de refinados del petróleo”.

Por el lado de las exportaciones, el Banrepública espera que la devaluación traiga buenos resultados a las ventas externas de bienes no tradicionales y de servicios. “Se prevé que las exportaciones netas compensen el menor desempeño de la demanda interna”, agrega el informe.

De otro lado, Juan Pablo Espinosa, gerente de investigaciones económicas de Bancolombia, dice que la tendencia reciente del peso “está generando acomodaciones en la economía que se dan en importaciones y exportaciones”.

Bajo este escenario, señala, se verá una disminución de US$10.700 millones en las exportaciones petroleras y una caída en las ventas externas totales cercana a los US$7.000 millones. En cuanto a importaciones, las estimaciones de Bancolombia prevén que estas se contraerán cerca de 1,9 por ciento y que el déficit comercial del país será del orden de US$12.000 millones (3 por ciento del PIB) al terminar este año.

LÍDERES DEL CRECIMIENTO 

Para el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, la coyuntura de depresión de los precios del petróleo debe mirarse con buenos ojos para que el país se enfoque en fortalecer sectores como la industria, el agro y el comercio, de la mano de la devaluación del peso.

Sin embargo, el Banco de la República prevé que por el lado de la oferta el sector de la construcción será el de mejor desempeño durante este año, seguido por renglones como minería, industria y servicios sociales y personales.

Tan solo en construcción, Camacol (el gremio constructor), prevé que la expansión en el 2015 sea de 9,7 por ciento lo cual llevaría a un repunte superior al 11 por ciento en el empleo asociado a esa actividad.

Además de la construcción, la cual estaría movida por la ejecución de obras civiles y edificaciones, el Emisor considera que en la minería se verá una recuperación basada en la producción de carbón y también, en la de petróleo.

“Pese a los recientes descensos tanto en las cotizaciones del petróleo como del carbón, las inversiones realizadas en los años anteriores en la infraestructura de transporte de dichos productos deberían contribuir a una mejora de crecimiento de estos sectores”, asegura el informe.

Desde el ángulo de la industria, las proyecciones apuntan a una recuperación “basada en esfuerzos de inversión de años anteriores” y en la diversificación de mercados y exportaciones. Además, la puesta en marcha de Reficar ayudará al balance general del sector.

En la rama de los servicios sociales, comunales y personales, se estima que el dinamismo del gasto público se vería mermado como consecuencia de la contracción de los ingresos fiscales de la Nación.

Entretanto, agrega el Banco, los servicios financieros continuarán dando empuje a la economía.

Y aunque el Gobierno busca que el agro sea uno de los protagonistas de las exportaciones y de la economía, las proyecciones el Banco señalan que se espera un comportamiento dispar. Por ejemplo, la producción cafetera no aportaría este año el mismo valor agregado al sector agropecuario y el sacrificio de ganado “contrarrestaría dicha dinámica”.