En construcción el túnel más largo

EFE. Suiza está construyendo el túnel más largo del mundo bajo los Alpes, destinado a sustituir la carretera por el ferrocarril en el transporte de mercancías. Compuesto por dos túneles monovías de sentido único de 57 kilómetros, San Gottardo protege el medio ambiente y reduce una hora el trayecto entre Zúrich y Milán.

POR:
mayo 23 de 2009 - 05:00 a.m.
2009-05-23

Este túnel hace parte de un proyecto, cuyo presupuesto total asciende a 30.000 millones de francos suizos (19.911 millones de euros), que también incluye la construcción de los túneles de Zimmerberg (que une las ciudades de Zúrich y Zug) y de Ceneri (entre Bellinzona y Lugano). Además de proponer un recorrido más directo, esta nueva ruta permite que los trenes puedan alcanzar los 250 kilómetros por hora, lo que reducirá la duración del viaje entre Zúrich y Milán de tres horas y 40 minutos a dos horas y 40 minutos. Aunque el túnel busca sobre todo evitar el paso de camiones por los idílicos paisajes suizos, también será empleado por los trenes de pasajeros, y del ahorro de tiempo podrán beneficiarse los 20 millones de habitantes del sur de Alemania, Suiza y norte de Italia que decidan viajar en esos trenes. “Hoy en día tenemos que subir las montañas y bajarlas continuamente, lo que requiere más energía y tiempo para el mismo trayecto”, dijo en declaraciones a Efe-Reportajes el encargado de comunicación del proyecto, Yves Bonanomi. Se prevé que el túnel de San Gottardo pueda abrirse al público a finales del 2017. Para esa fecha, los dos ejes de San Gottardo y Lötschberg doblarán su capacidad anual de tráfico de mercancías de los 20 millones de toneladas actuales a 50 millones. Una solución para el continuo incremento del tráfico por carretera en los Alpes suizos, zona de paso obligada para gran parte de las exportaciones en Europa, que se multiplica por dos cada ocho años, mientras que el ferroviario se mantiene estable. MÁS DE 150 KILÓMETROS Fue en 1994 cuando los suizos aprobaron por referéndum el que todas las mercancías que atraviesen el país lo hagan por tren y “tan solo dos años después empezaron las obras del túnel”, señaló Bonanomi. Desde entonces y hasta el pasado 1 de mayo, se han construido 131 kilómetros de túnel, un 85 por ciento de los 153,5 kilómetros totales que contempla el proyecto. “Solemos excavar una media de cinco metros al día, aunque ha habido zonas más complicadas donde sólo podíamos avanzar uno por día y otras más fáciles donde hemos alcanzado un máximo de 20 metros”, explicó el encargado de comunicación. Para este proyecto no se ha reparado en gastos, y es que para excavar un túnel bajo montañas de más de 3.000 metros de altura, es necesario contar con las habilidades de mejores ingenieros del mundo. Venidas desde Suiza, Austria, Alemania y Francia, un total de 2.000 personas trabajan 24 horas al día y 365 días al año en este proyecto de ingeniería del siglo XXI. Aunque no es oro todo lo que reluce, y también en Suiza se recurre a la mano de obra más barata para que el presupuesto no se resienta demasiado. Así, para excavar la zona donde se construyó el ascensor de la localidad de Sedrun -actualmente única entrada a esta franja de túnel- se empleó a trabajadores de varios países africanos, donde la mano de obra es más barata, a los que se trajo ya contratados. Precisamente, este ascensor servirá posteriormente como una de las salidas de evacuación del túnel en caso de incendio o accidente. Para permitir que los pasajeros puedan dirigirse por su propio pie a este punto, se ha instalado en cada galería una tubería que expulsará aire fresco, así como otras que aspirarán los posibles gases o humos. 19.911 millones de euros es el valor total del proyecto que incluye el túnel de San Gottardo y otros dos: el de Zimmerberg y el de Ceneri. 250 kilómetros por hora alcanzarán los trenes con las nuevas obras, lo que reducirá una hora al viaje entre Zúrich y Milán. Estrictas medidas de seguridad en visitas Todo está cuidado al detalle en este túnel, al que por ahora solamente pueden acceder todos los trabajadores y un reducido grupo de personas en una de las visitas que se organizan cada semana. “El túnel suscita mucho interés. Hasta dentro de dos años la agenda está completa y no se puede solicitar cita para ingresar visitarlo. No podemos recibir a más personas por cuestiones de seguridad”, señaló Bonanomi. Sin embargo, no todo han sido victorias en la lucha por este proyecto, que perdió por el camino la posibilidad de contar con una estación subterránea para viajeros en el túnel de San Gottardo. Ya construida, la estación Puerta Alpina, que emplearía el mismo ascensor para que los turistas ascendieran directamente a los Alpes, es utilizada actualmente como gran almacén. Sin embargo, “habrá que taparla cuando los trabajos hayan terminado la obra y esperar a que posiblemente podamos abrirla más adelante”, lamentó Yves Bonanomi.WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido