Constructores intensifican presencia fuera de Bogotá

Restricción en la capital e impulso de otras poblaciones lleva al sector a diversificar portafolio.

Barranquilla es una de las ciudades que ha tomado fuerza como destino favorito.

Archivo Portafolioco

Barranquilla es una de las ciudades que ha tomado fuerza como destino favorito.

Finanzas
POR:
julio 07 de 2014 - 03:30 p.m.
2014-07-07

Las dificultades de los últimos dos años y medio para el desarrollo de proyectos inmobiliarios en Bogotá, el programa de viviendas gratis del Gobierno y el mayor empuje que están teniendo las ciudades grandes e intermedias, han generado una especie de ‘migración’ de las firmas de construcción bogotanas hacia esos destinos, fenómeno que sigue incrementándose de forma importante.

Las cifras del Dane, de marzo, muestran que en lugares como Barranquilla, Medellín, Neiva y Bucaramanga se registran crecimientos en el área licenciada por encima de la principal ciudad del país.

Tanto del gremio del sector como representantes de algunas de estas firmas explican que dado el tamaño y capacidad de las compañías tradicionalmente ‘cachacas’, sus estrategias han logrado el objetivo de aprovechar estas oportunidades.

Sandra Forero, presidente Ejecutiva de la Cámara Colombiana de la Construcción (Camacol), señala que las diferentes regiones venían con una dinámica muy atractiva, por el crecimiento del país y la misma situación local, permitiendo la entrada de otros jugadores.

Agrega que en dichas ciudades las administraciones locales le creen al sector y les han dado la bienvenida a firmas de Bogotá y otras plazas, porque saben que esta actividad genera desarrollo, empleo y que va más allá de poner ladrillos, ya que al tener proyectos serios e integrales, hacen que las ciudades se transformen.

Édgar García, gerente de Planeación de la Constructora Bolívar, explica que el principal factor para dicho empuje ha sido el plan de las viviendas gratis del Gobierno, porque además de permitir abrirse espacio en estos mercados, ha traído negocios en otros segmentos de la población y en los usos mixtos (centros comerciales y oficinas como ancla de proyectos de vivienda).

Por ejemplo, -explica- en Ibagué se ha visto que hay posibilidad de segunda vivienda para las personas de Bogotá o de quienes quieren tener un inmueble para su retiro, fenómeno que también observa en ciudades aledañas a las grandes urbes y que hasta ahora se está descubriendo.

“Con las viviendas gratuitas nuestro porcentaje de ventas prácticamente se duplica frente a lo que se venía haciendo”, señaló el directivo.

ESTRATEGIA HA FUNCIONADO

Según el presidente de Ospinas, Andrés Arango, desde el 2003, en la postcrisis hipotecaria de finales de los años 90 y comienzos de la primera década del siglo XXI se vio la necesidad de no concentrar toda la operación en un uso o destino y en una sola ciudad.

Once años después la visión ha dado frutos en el entorno actual, pues a su juicio, cuando la firma pone un pie en una ciudad es para quedarse. “Si se construyen relaciones con las autoridades, con los gremios y los clientes, y hay una oportunidad, primero se abre el centro comercial y luego se amplían los usos”, agrega.

Esta firma está por construir un nuevo centro comercial en Cúcuta y en septiembre abre sus puertas el centro comercial Plaza Bocagrande, que además tendrá 120 apartamentos destinados a terceros, un hotel Hyatt de 251 habitaciones y 74 apartamentos de esta marca, , amoblados y decorados con los estándares de esta cadena.

Entre tanto, Amparo Polanía, presidente de la Constructora Colpatria, señala que a través de una unidad de construcciones a terceros se han realizado proyectos en Neiva, Montería y Buenaventura.

LAS DIFICULTADES DE LA EXPANSIÓN

La llegada de las grandes constructoras bogotanas a otras ciudades ha tenido algunas barreras propias del crecimiento.

Por ejemplo, en algunos casos se han registrado dificultades con el suministro de materiales, porque son mercados que no están acostumbrados a altos volúmenes de operación. Además, la falta de personal calificado también ha hecho que sea necesario llevar gente del interior a los nuevos proyectos.

En el caso de la Constructora Bolívar, aproximadamente el 30 por ciento del personal empleado no es de la región en la que se realizan las iniciativas.

Asimismo, el tamaño de los contratistas y proveedores también ha sido una barrera, al igual que las entidades como notarías y oficinas de instrumentos públicos, que no están acostumbradas a este movimiento de trámites y no tienen la infraestructura para ello.

“Son ciudades que están acostumbradas a vender 1.500 unidades al año y de repente les puede subir hasta 4.000 o 5.000”, asegura Édgar García, gerente de planeación de esta firma.

Ómar G. Ahumada Rojas
REDACCIÓN ECONOMÍA Y NEGOCIOS