Construyen casas en tierra en municipios de Sumapaz (Cundinamarca)

Un arquitecto colombiano usa los materiales que hay en la región y de esta forma disminuye gastos y aporta al medio ambiente.

Finanzas
POR:
marzo 26 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-03-26

El adobe, el bahareque, el bloque prensado y la tapia pisada son algunos de los materiales utilizados por el arquitecto Erwing Zambrano para construir viviendas en los municipios del Sumapaz (Cundinamarca).

La técnica no es nueva, pero sí subutilizada en al país donde algunas experiencias aisladas han demostrado que además de naturales y sostenibles, pueden aportar a la idea de sismorresistencia que se busca con las nuevas construcciones. Zambrano, quien es estudiante de la maestría de Conservación del Patrimonio de la Universidad Nacional, ha llamado a su propuesta 'El trabajo con la comunidad, un principio para la conservación del patrimonio cultural inmueble'.

"En pueblos como Venecia este ha reportado una solución para diez las familias que ya tienen sus casas en este sistema", anota el arquitecto, quien asegura que además de realizar viviendas a familias de escasos recursos, la construcción en tierra permite hacer acondicionamientos.

De hecho, su labor incluye la adecuación de nuevas alcobas, cocinas y otros espacios, con la ventaja de que se trata de materiales amigables con el medio ambiente y -de paso- claves para economizar recursos naturales.

Según Zambrano "sólo utilizamos los recursos que hay porque son los que se requieren para las obras y evitamos el costo que implica trasportar otros diferentes.

Sostebilidad, ante todo

"Las edificaciones en tierra también contribuyen a un ahorro de energía, pues la fabricación de materiales como el ladrillo conlleva un gasto energético", agrega asegura Zambrano. De ahí, precisamente, que 50 por ciento de las construcciones patrimoniales esté construido en tierra, por lo que el conocimiento de estas técnicas resulta de suma importancia para la conservación.

El trabajo del arquitecto incluye casas de 100 metros cuadrados, que cumplen todos los estándares de calidad, higiene y resistencia que demanda una vivienda.

"Con esto no se está haciendo nada innovador. Por econtrario, sólo usamos técnicas creadas por el hombre hace miles de años", agrega Zambrano, quien recuerda el adobe y los ladrillos de adobe eran utilizados en el antiguo Egipto en la construcción de paredes fortificadas.

"De esta forma aportamos a la conservación patrimonial en la construcción, que tiene por objeto la utilización de materiales considerados patrimoniales por el Ministerio de Cultura.