Consultorio/Comienza el repunte

La fase de desaceleración que empezó a registrar la economía a partir del segundo semestre del 2012 habría tocado fondo en el primer trimestre de este año. Así las cosas el crecimiento económico se habría acelerado a 3,9% anual, desde 2,8 % en el primer trimestre del 2013.

Consultorio/Comienza el repunte

Bloomberg

Consultorio/Comienza el repunte

POR:
septiembre 18 de 2013 - 11:32 p.m.
2013-09-18

Hoy (jueves) se conocerán los datos de crecimiento del PIB de Colombia del segundo trimestre del 2013. Creemos que la fase de desaceleración que empezó a registrar la economía a partir del segundo semestre del 2012 habría tocado fondo en el primer trimestre de este año. Estimamos que el crecimiento económico se habría acelerado a 3,9% anual, desde 2,8 % en el primer trimestre del 2013, soportado principalmente por una reactivación del consumo privado, que habría incorporado en mayor medida las reducciones del último año en la tasa de interés de intervención, y en menor grado, por una mejor dinámica de las exportaciones netas y del gasto público. Este dato será determinante para la próxima decisión de política monetaria del Banco de la República.

REACTIVACIÓN DE LA DEMANDA INTERNA

La gran mayoría de indicadores del consumo privado registró un desempeño claramente superior al de los primeros tres meses del 2013, como es el caso de la confianza del consumidor, la disminución de la tasa de desempleo, la generación de empleo formal, y el comercio al por menor.

Estimamos que el consumo privado habría crecido 4 % anual en el segundo trimestre del 2013, frente a 3,2 % en el primero, por lo cual su contribución al crecimiento del PIB aumentaría en 0,5 puntos porcentuales.

Por su parte, la inversión fija habría registrado nuevamente un crecimiento favorable, superior al de la economía, pero algo inferior al del primer trimestre.

De acuerdo con nuestras estimaciones, el crecimiento de los subcomponentes de construcción de edificaciones y de maquinaria y equipo se habría acelerado, pero sería compensado por una menor dinámica de obras civiles, que habría crecido 5,3% anual en el segundo trimestre, desde 17,4 % en el trimestre previo. Nuestra estimación de área causada, basada en el Censo de Edificaciones, creció 23,7 % anual en el segundo trimestre del 2013, acelerándose desde 19,5 % en el primero. Considerando que nuestra estimación ha tendido a sobreestimar el crecimiento del rubro de edificaciones en el PIB, esperamos un crecimiento anual de 18%-19% en el segundo trimestre, acelerándose desde el 16% de los primeros tres meses del año.Por otra parte, estimamos que la inversión fija en maquinaria y equipo habría acelerado su crecimiento anual de 0,5 % en el primer trimestre a 3,7 % en el segundo, mientras que la inversión en equipo de transporte se habría contraído 8,6 % anual en el segundo trimestre, frente a la contracción de 11 % en el primero. Así, estimamos que la inversión fija total habría crecido 6,5 % anual en el segundo trimestre del 2013, desacelerándose desde 7,2 % en los primeros tres meses, y disminuyendo su contribución al crecimiento del PIB en tan solo 0,03 puntos porcentuales.

Por su parte, la variación de existencias, que restó cerca de 0,8 puntos porcentuales al crecimiento en los primeros tres meses del año, habría restado aproximadamente 0,6 puntos porcentuales al crecimiento del PIB en el segundo trimestre, mientras que la balanza comercial habría moderado el aporte negativo al crecimiento del PIB, como resultado de una aceleración en el crecimiento de las exportaciones y de un deterioro levemente superior de las importaciones. Estimamos que la balanza comercial pasaría de contribuir -0,3 puntos porcentuales al crecimiento económico del primer trimestre a tener un aporte nulo en el segundo.

LA CONSTRUCCIÓN SE CONSOLIDA

El sector de mejor desempeño habría sido nuevamente el de la construcción, como resultado de la aceleración en la dinámica del subcomponente de edificaciones y de un menor crecimiento en el de obras civiles. Estimamos que el PIB de construcción creció 12,5 % anual en el segundo trimestre del 2013, desacelerándose desde 16,9 % en el primero, pero manteniendo un impulso importante en la actividad económica local e incorporando buena parte de los estímulos fiscal y monetario del último año.

El PIB minero-energético habría crecido 4,7 % anual en el segundo trimestre, por encima del 1,4 % del primer trimestre, como resultado de una contracción de 5,4 % en la producción de carbón en el segundo trimestre, mejor que la caída de 21 % que registró en el primero, debido al fin de los paros laborales y sanciones administrativas a empresas del sector a comienzos de año.

Por su lado, el PIB petrolero habría moderado su crecimiento anual, pasando de 7,8 % en los primeros tres meses a 5,9% a/a en el segundo trimestre.

Los sectores no transables, como servicios sociales, comercio, y transporte y comunicaciones, registrarían un mejor desempeño, reflejando el repunte en la dinámica del consumo privado, mientras que el sector agrícola se vería favorecido por una mejor dinámica en la producción de café. Finalmente, la industria se habría contraído nuevamente, pero en menor magnitud que en los primeros tres meses del año, de manera que estimamos que su crecimiento anual sería de -0,1 % en el segundo trimestre del 2013, frente a -4,1 % en el primer trimestre.

IMPLICACIONES DE POLÍTICA MONETARIA

El dato del PIB será de particular importancia para la próxima decisión de política monetaria (27 de septiembre).

El Banco de la República no descartó la posibilidad de una reducción adicional en la tasa de interés de intervención en el futuro cercano, y las minutas de última reunión sugieren que la posición de los miembros de la Junta que votaron por mantenerla inalterada es altamente dependiente de los próximos datos económicos locales, especialmente el crecimiento del PIB del segundo trimestre, y de las decisiones de política monetaria en EE. UU. El equipo técnico del Banco de la República pronostica que la economía habría crecido 3,4 % anual, lo cual no fue suficiente en su momento para que la mayoría optara por reducir la tasa de intervención, así que la confirmación de esa cifra o de una superior haría que la posición mayoritaria de mantenerla inalterada prevaleciera en la reunión de finales de este mes. En contraste, un dato inferior seguramente inclinaría la balanza a favor de una nueva reducción en septiembre, inclusive en unos 50 puntos básicos, dado el amplio espacio que otorga el bajo nivel de inflación actual.

Andrés Pardo Amézquita, gerente de Investigaciones Económicas de Corficolombiana.

Julio César Romero, analista Macroeconómico de Corficolombiana.

Siga bajando para encontrar más contenido