Consumidores del futuro preferirán los parques comerciales

Estudios revelan que la tendencia del comercio será ofrecer cada vez más entretenimiento.

Archivo Portafolio.co

Las grandes superficies seguirán dominando en el mercado.

Archivo Portafolio.co

POR:
septiembre 27 de 2011 - 08:10 p.m.
2011-09-27

 

A juicio de los expertos, en los centros comerciales se concentra lo más moderno del comercio. Tan moderno es, que quienes quieran ser exitosos y mantenerse en 10 o 20 años en ese negocio tendrán que entender que lo primero que deben tener es capacidad de atraer y divertir a sus visitantes antes que venderles productos.

De ahí que una acertada mezcla comercial deberá acompañarse de múltiples valores agregados que logren conectar el centro comercial con los deseos de unos consumidores, quienes no tragan entero y cada vez están más informados.

Los estimativos dicen que los centros comerciales tienen el 22 por ciento del comercio detallista.

Eso coincide con otras estadísticas en las que se señala que en una urbe como Bogotá, cerca del 65 por ciento de la actividad comercial se mueve en las calles y el resto está en los complejos de almacenes.

En últimas, estos datos lo que quieren decir es que mucho de este negocio está todavía por verse.

Análisis de la dirección económica de Fenalco advierten, por ejemplo, que la nueva tendencia en España, y que aún no está en el radar de los empresarios colombianos, es el modelo de los parques comerciales, espacios que llevan al consumidor a desplazarse a la periferia de las ciudades.

Este concepto reúne edificios con hoteles, centros médicos, de convenciones y oficinas.

Igualmente, dice que también falta explorar entorno a los llamados espacios comerciales de centro de ciudad, que aprovechan los espacios en desuso en zonas emblemáticas.

“Tampoco hemos desarrollado en forma el concepto de centros comercial de cielo abierto. Al comercio tradicional del centros de varias ciudades colombianas les vendría bien una reconversión”, anota un documento reciente del gremio.

Juanita Gutiérrez Cárdenas, gerente del Centro Comercial Santafé Mi Mundo de Medellín, explica que para esa época, con el Centro Comercial Santafé de Bogotá, la meta es ser “un parque de diversiones con tiendas, en el que primero sea el recreo y después la tarea”, en referencia a que lo prioritario es que el consumidor se sienta a gusto y eso lo invite a comprar.

Adentro, dice Gutiérrez, lo importante será que las marcas estén cada vez más conectadas con el cliente, que ofrezcan herramientas tecnológicas que faciliten la decisión de compra y el desplazamiento por las tiendas.

Desde su perspectiva, el desarrollo de la tecnología y las posibilidades de las compras virtuales coexistirán con las visitas a los centros comerciales en la medida en que los clientes sientan atracción por ir a los sitios físicos y a recibir asesoría sobre lo que les llamó la atención desde la virtualidad.

LA TECNOLOGÍA JUGARÁ UN PAPEL IMPORTANTE EN LA COMPRA

Otra es la opinión de Liliana Ospina Acosta, gerente del Pereira Plaza, el primer centro comercial que ha tenido que enfrentar de ‘tú a tú’ la competencia de Parque Arauco, los desarrolladores chilenos que prometen ser protagonistas de primer orden en el sector en los años que vienen. “Al pensar en los centros comerciales del futuro, me imagino carros transportadores donde los clientes puedan desplazarse con toda comodidad. Con pantallas estratégicamente ubicadas donde los clientes, sin tener que caminar mucho, puedan descubrir las últimas colecciones y saber exactamente a dónde llegar con algo ya escogido”, afirma.

Alejandro Arango Mejía y Gustavo Goyeneche, quienes gerencian Santafé Bogotá y Gran Estación, respectivamente, coinciden en que la calle perderá cada vez más espacio para el comercio, porque esa actividad confluirá en los grandes complejos que integren todo lo que pueda atraer a los consumidores: parques generosos, auditorios para reuniones, facilidades de movilidad, herramientas tecnológicas y política a favor del medio ambiente con incidencia en los intereses de la comunidad que los rodea.

Constanza Gómez G.

Economía y Negocios

Siga bajando para encontrar más contenido