¿Por qué el consumo en casa es clave para la economía?

Lo que paga en recibos de agua, la cantidad de zapatos que se compró este mes o las veces que fue a cine no son simples datos de su vida personal. Haga el cálculo de qué tanto consume su hogar y podrá tener una idea de cómo están las cuentas del país.

POR:
marzo 21 de 2014 - 07:56 p.m.
2014-03-21

La economía del país está más ligada con su casa de lo que usted cree. El hecho de que haga más mercado, compre más ropa, pague más arriendo e invierta más en educación o salud dice mucho más de la situación económica de Colombia que, por ejemplo, la cifra de inversión. Y es que el consumo de los hogares representó el 70%  del Producto Interno Bruto (PIB) del 2013, de lejos su componente más determinante.

Según Camilo Herrera, presidente de la firma Raddar, dedicada al estudio del consumo de los hogares, "la locomotora más fuerte de toda economía - incluida la de China - es el consumo de hogares... que es al final el objetivo de la producción".

¿Por qué es el objetivo? Como lo explica César Caballero, gerente de CifrasyConceptos y exdirector del Dane, de los tres actores del PIB del lado de la demanda (gobierno, empresas y hogares), son los hogares los que consumen el bien final. "Por ejemplo, mientras que las empresas ensambladoras consumen partes de vehículos, los hogares consumen los vehículos", señala. Por eso, afirma, lo más sano para una economía es que los hogares sean la fuerza motora. "Eso implica que tienen mayor capacidad de pago, que está bajando el índice de desempleo, que hay mayor consumo y que hay demanda por bienes finales", dice Caballero.

"La demanda interna es la que dinamiza la industria y las importaciones, y permite un buen soporte económico para las exportaciones y la atracción de inversión extranjera", añade Herrera. En otras palabras, el consumo de su casa mueve toda la economía.

Si bien es innegable la importancia del consumo de los hogares, también es cierto que un componente como la exportación podría tener una mayor participación. Así lo considera Javier Díaz, presidente de Analdex, quien explica que "estamos en la gama de países en donde el peso de las exportaciones e importaciones es relativamente bajo". Díaz explica esto porque el aparato productivo está enfocado en el mercado interno.

No obstante, Díaz espera que "en la medida en que el país esté integrado al mercado mundial con los Tratados de Libre Comercio, esa participación sea más alta. Pero para que eso suceda, asegura, el país tiene una tarea fundamental: "Con los TLC se internacionalizaron los precio de los bienes, pero los costos siguen siendo domésticos, más altos que los de nuestros competidores.  La tarea fundamental se llama competitividad, se llama reducción de costos internos".

Maria Camila Hernández Alonso

Subeditora de Portafolio.co.

Siga bajando para encontrar más contenido