El consumo de crudo ha caído, la clave es volver esa dieta permanente

El consumo de crudo ha caído, la clave es volver esa dieta permanente

POR:
noviembre 20 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-11-20

La demanda de petróleo en los países que más consumen en el mundo, excluyendo China, ha caído un total de 4% a lo largo de los últimos tres años, el equivalente a descubrir casi 660 millones de barriles en nuevos suministros.

Gran parte del mérito lo tienen miles de pequeñas y grandes decisiones tomadas por compañías y consumidores que buscan formas de compensar el alza en las facturas de energía. Ahora la gran pregunta es: ¿Qué pasa con estas ganancias cuando los precios del petróleo acumulan una caída de más de 50% desde hace meses?

Algunos de los cambios desaparecerán indudablemente si los precios permanecen tan bajos como ahora. Otros pueden perder relevancia cuando la economía se recupere. Pero muchos otros podrían ser permanentes, independientemente de lo que pase con los precios del crudo, debido a que tienen sentido a cualquier precio.

"Creo que esta filosofía de conservación tiene poder de permanencia, tanto porque hay un margen amplio para que los precios del petróleo vuelvan a subir, como por el creciente peso de las políticas para combatir el cambio climático", dice Daniel Yergin, presidente de la junta directiva de Cambridge Energy Research Associates, una fi rma de investigación de energía. Muchos esfuerzos para recortar el consumo de petróleo a largo plazo, por ejemplo, están concentrados en el transporte, que ha representado la mayor parte del crecimiento en la demanda mundial de crudo de los últimos años.

Aún más importante es que el alza de los precios de la gasolina, que hasta hace poco se cotizaba a más del doble que sus precios promedio, ha obligado a los conductores de EE.UU. a conducir menos y a optar por vehículos más efi cientes en el consumo de combustible.

Como resultado, la demanda de la gasolina en EE.UU., que representa casi 11% del consumo global de crudo, va camino de caer en 2008. Sería la primera vez que se vería un descenso semejante en casi 20 años.

Otros países también están tomando sus propias medidas. Para fomentar el ahorro energético, el gobierno español propuso hace unos meses reducir los límites de velocidad de los vehículos 20% dentro y alrededor de los centros urbanos, con la esperanza de recortar la demanda de petróleo en el país en un total de 44 millones de barriles en los próximos cinco años. "Hablamos en serio cuando decimos que queremos resultados a largo plazo", dijo un portavoz del gobierno.

Las industrias y las empresas también están prosiguiendo de forma independiente con iniciativas lanzadas en los últimos dos años, y en algunos casos, hasta las están expandiendo.

Por ejemplo, las aerolíneas, que fueron vapuleadas fi nancieramente por los altos costos del combustible, han diseñado diversas maneras para reducir el consumo de gasolina, como lavar el interior de los motores de las naves para que operen más efi cientemente y eliminar el exceso de peso, como hornos, para aviones que vuelan rutas más cortas.

United Parcel Service Inc., la multinacional estadounidense de transporte y envíos, ha diseñado varias herramientas para frenar su consumo y, al igual que la industria aérea, depende mucho de la tecnología.

En 2005, presentó un programa de software que desarrolló para reducir los tiempos que sus 90.000 camiones permanecen parados. La tecnología muestra las rutas de entrega más cortas y busca evitar los giros a la izquierda en intersecciones, donde la acumulación de tiempos muertos es peor.

UPS, con sede en Atlanta, también está expandiendo su fl ota de vehículos que funcionan a base de energía alternativa. Este año anunció planes de invertir millones de dólares en 200 vehículos híbridos que supuestamente empezarán a reducir su consumo de combustible en casi 176.000 galones al año.

Siga bajando para encontrar más contenido