Continúa incertidumbre comercial en la Comunidad Andina de Naciones

En momentos en que las exportaciones de Colombia hacia Venezuela crecen, en casi todos los sectores, a un ritmo del 30 por ciento, reina la incertidumbre por el anunciado retiro del vecino país de la Comunidad Andina de Naciones (CAN).( VER GRAFICOS )

POR:
mayo 26 de 2006 - 05:00 a.m.
2006-05-26

Es muy pronto para saber qué va a pasar, porque esta decisión sorprende al mercado justo cuando el comercio está fluyendo muy bien gracias a los altos precios del petróleo, que repercuten en una mayor demanda de productos en Venezuela, circunstancia que ha incrementado las exportaciones colombianas hacia esa nación y a los países miembros de la CAN. Aunque, en este momento, todavía no se sienten las consecuencias del retiro anunciado por Hugo Chávez Frías, presidente de Venezuela, está por verse lo que sucederá realmente. “Para empezar, el vecino país ha anunciado que se retira siguiendo los parámetros estipulados en el Acuerdo de Cartagena, según los cuales, durante cinco años, la nación que renuncie al acuerdo debe mantener el mercado abierto a los otros países miembros y por la misma razón se daría la reciprocidad, por lo que se le mantendrían a Venezuela”, explicó María Luisa Chiappe, presidente de la Cámara de Comercio Colombo Venezolana. Si el retiro se hace dentro de esos parámetros, eso significaría que en los próximos cinco años podríamos seguir enviando los productos hacia Venezuela, con cero arancel. Dentro de las normas que se aplicarían en esos cinco años no se tuvo en cuenta el arancel externo, de forma que podría suceder que éste bajara y, en esas condiciones, la competitividad de Colombia en ese mercado sería en otros términos. En su análisis de los diferentes escenarios, Chiappe piensa que por otro lado, con la entrada de Venezuela al Mercado Común del Sur (Mercosur), este país tendría que adoptar el arancel externo y liberar las importaciones que traería este acuerdo y que para el caso de Colombia representará una mayor competencia. Todos estos efectos, unidos a las repercusiones que puede traer para los productos vene-zolanos la firma del Tratado de Libre Comercio entre Colombia y Estados Unidos, indican que en el panorama se van a barajar otra vez las cartas del comercio binacional y andino, en consecuencia, es muy difícil y prematuro predecir lo que va a pasar. Por su parte, el ex ministro y ex presidente de la Asociación Nacional de Exportadores (Analdex), Jorge Ramírez Ocampo, sostuvo que al tener en cuenta la historia comercial bilateral, no es la primera vez que se cierra el mercado de Venezuela. En los últimos años ya se hizo en 1983, 1995 y en el 2003, de manera que la fluctuación ha sido la tradición y esta tendencia afecta seriamente a muchas empresas. En opinión del ex ministro no son los sectores sino las empresas las que tienen que reaccionar frente a este tipo de desafío, porque implica adaptarse al desmonte de las preferencias arancelarias en el mercado venezolano. Frente a esta coyuntura, Ocampo insiste en que existen otros mercados en Estados Unidos, país con el que el año entrante entrará a regir el Tratado de Libre Comercio y con naciones de Centro América y el Caribe, de manera que ahí hay unas alternativas que son muy importantes y que se deben tener en cuenta. “El punto adicional es que en Colombia se dice que Venezuela es el único mercado que le compra manufacturas y el único que les sirve a las Pequeñas y Medianas Empresas (Pymes). Pero, eso no es cierto. Al comparar las estadísticas colombianas se concluye que Estados Unidos ha sido mejor comprador de manufacturas y de productos agroindustriales que Venezuela y que durante los últimos 10 años el mercado norteamericano ha crecido gradual pero consistentemente, mientras que el de Venezuela ha tenido bruscas fluctuaciones” aclaró Ocampo (ver gráfico). Si bien los exportadores deben reconocer la importancia de diversificar los mercados con los cuales hacen negocios, en la actual coyuntura vale la pena enfilar baterías hacia otros países, teniendo presente que el comercio con Venezuela es muy fluctuante y peligroso, razón por la cual no debería ser la única opción de una empresa porque esos altibajos representan riesgos muy grandes. Así mismo, la presidente de la Cámara de Comercio Bilateral llamó la atención para que se realicen todas las gestiones diplomáticas de acercamiento al gobierno del presidente Chávez, principalmente por el impacto social que representa. Si se retira Venezuela llegan una cantidad de riesgos que hoy desconocemos. Indudablemente, el vecino país está creciendo mucho y tiene una inclinación a las importaciones.ALTERNATIVASLas exportaciones de Colombia hacia Estados Unidos demuestran que el mercado norteamericanose ha ido incrementando y quees muy estable, situación quellama la atención de empresarios que están en busca de oportunidades.Mientras que los altibajos del mercado venezolano implican riesgos elevados cuando se tiene como único socio.

Siga bajando para encontrar más contenido