Contraloría alerta sobre pérdida de autosuficiencia de gas

Según un análisis de la Contraloría, el país debe disponer de políticas y estrategias claras para hacer frente a esta posible pérdida de autosuficiencia.

Contraloría alerta sobre pérdida de autosuficiencia de gas

Archivo Portafolio

Contraloría alerta sobre pérdida de autosuficiencia de gas

Finanzas
POR:
junio 22 de 2015 - 04:15 p.m.
2015-06-22

El sector de gas natural se encuentra ante la perspectiva de la pérdida de su autosuficiencia, escenario en el cual se podría generar un aumento en el precio del combustible, y el efecto principal de tal situación sería sobre las finanzas públicas, dado que el Gobierno tendría que subsidiar un monto mayor de recursos a los estratos 1, 2 y 3.

Así lo señala un análisis de la Contraloría General de la República sobre los escenarios que enfrenta Colombia ante la pérdida de autosuficiencia de gas natural, que podría darse desde 2018, según un diagnóstico presentado por la Unidad de Planeación Minera Energética (Upme) en el Plan Indicativo de Abastecimiento de Gas Natural.

El análisis dice que el sector del gas natural puede afrontar la posibilidad de una pérdida de su autosuficiencia, debido a los pobres resultados de exploración y a los escasos descubrimientos de nuevas fuentes diferentes a las conocidas como la Guajira y Cusiana, unido a la dinámica del consumo, que podría convertir al país de exportador en importador

“El cambio de posición de auto abastecedor de la demanda podría generar aumento del precio, con la respectiva consecuencia de requerir recursos adicionales para el pago de subsidios a los estratos 1, 2 y 3, en virtud de la política nacional de masificación del uso de este combustible al interior de los hogares colombianos”, sostiene la CGR.

En la actualidad, este programa cubre 6,5 millones de hogares, de los cuales 85%, es decir 5,5 millones, pertenecen a los estratos mencionados.

En 2013 el Gobierno Nacional destinó recursos del Presupuesto General de la Nación (PGN) para el pago de subsidios por $288.633 millones y en 2014 lo hizo por $240.000 millones.

SE NECESITAN POLÍTICAS Y ESTRATEGIAS CLARAS 

El llamado de la Contraloría General de la República es a que, en este escenario, es imperativo que el país disponga de políticas y estrategias claras y alcanzables que le permitan hacer frente a la posible pérdida de autosuficiencia de este combustible, dadas las consecuencias que acarrearía no solo a las finanzas públicas, sino al bienestar de la población.

Según el organismo de control, una pérdida de autosuficiencia implicaría la importación de gas natural pactado a precios internacionales y se incorporaría el valor del transporte desde el sitio de compra al destino, adicionando los gastos de transformación y adecuación para su consumo interno (regasificación). De esta manera, el combustible, con relación al precio interno, podría incrementarse.

Hoy en día, el precio al usuario residencial está regulado con base en los valores internacionales del producto, sin adicionar los costos de traslado y adecuación.

La situación descrita anteriormente podría tener como efecto que, siendo el sector residencial el gran consumidor de gas natural (compuesto en su mayoría por los estratos 1, 2, y 3 subsidiados por el Estado), se generaría una presión adicional en las finanzas, que ante la situación fiscal de la Nación, resulta totalmente inconveniente.

De tal manera, para la Contraloría General de la República resulta imperativo que Colombia tome las medidas necesarias a fin de dar claridad a la política de aseguramiento de abastecimiento de gas natural y sus estrategias, en especial, en lo referente a las medidas adoptadas con el fin de garantizar la satisfacción de la demanda esencial, en caso que se tenga la necesidad de importar gas natural para este segmento de usuarios o que se desee aumentar el cubrimiento de este servicio público a más usuarios, particularmente del sur del país donde aún no llega este combustible.

PERSPECTIVAS DEL MERCADO DE GAS 

El análisis sobre el comportamiento del mercado de gas permite a la Contraloría General de la República señalar que el Gobierno Nacional no ha logrado aumentar las reservas con la aplicación de su política de aseguramiento del abastecimiento de gas natural.

Considera la Contraloría que la expansión de la demanda de gas natural programada en el Plan Nacional de Desarrollo 2014–2018, consistente en el aumento de los usuarios residenciales en 1.006.035 hogares y la conversión a gas natural de 537.899 vehículos, se ha cimentado en los posibles resultados de las estrategias planteadas que hasta ahora han sido infructuosas, como es el caso de:

*Un posible aumento de las reservas incentivando la exploración, que en la práctica no se ha dado.

*El retorno del gas exportado a Venezuela según lo pactado, proyecto que en los plazos establecidos no se ha cumplido.

*El desarrollo de hidrocarburos no convencionales, tema sobre el cual el Plan Indicativo de Abastecimiento de Gas Natural, en sus conclusiones, afirma que esta opción se encuentra en una etapa incipiente debido a una falta de normatividad técnica para su explotación y de un desarrollo adecuado de las técnicas de extracción, lo mismo que la ausencia de normas ambientales que hagan factible su extracción.

*Y la puesta en marcha de la infraestructura necesaria para facilitar la importación de gas natural, que consiste en dos regasificadoras: una en la Costa Pacífica y otra en la Costa Atlántica. Estos dos proyectos fueron presentados a posibles inversionistas privados, siendo el proyecto de la Costa Atlántica respaldado por el sector eléctrico, con el fin de abastecerse independientemente con gas natural importado, y debe entrar en operación en enero del 2016.

Sin embargo, sobre el punto anterior, la Contraloría estima que la planta de regasificación es una solución que tan sólo ayudará a retardar la pérdida de autosuficiencia, ya que los volúmenes importados liberaran la demanda del sector eléctrico, trasladándola al sector no eléctrico (domiciliario, industrial, petroquímico, vehicular); demanda que, tal como está proyectada en el Plan Nacional de Desarrollo 2014-2018, aumentará progresivamente, ocasionando un incremento de la producción que provocará la disminución de las reservas.

En el plan de abastecimiento de gas natural se tiene contemplado un escenario conservador de disminución de reservas bajo los siguientes supuestos: una expectativa del nivel de reservas sin adición y la no importación de gas por el lado de la oferta; conjuntamente con una proyección de la demanda interna con un crecimiento moderado del 3% y sin exportaciones, sin contemplar situaciones climáticas de sequía en las que el sistema eléctrico duplica su demanda de gas.

Se estima que a partir de agosto de 2017 empezaría una etapa de pérdida de autosuficiencia, la cual podría ser definitiva a partir de septiembre de 2019.