Contratistas piden confianza para construir infraestructura

El presidente de la Cámara Colombiana de Infraestructura, Juan Martín Caicedo, da recomendaciones para agilizar los proyectos.

POR:
agosto 02 de 2012 - 01:31 a.m.
2012-08-02

Reconstruir la confianza que se extravió en el primer año entre el Gobierno y los contratistas será primordial para agilizar, en los próximos dos años, los proyectos de infraestructura.

Así lo aconseja Juan Martín Caicedo Ferrer, presidente de la Cámara Colombiana de la Infraestructura (CCI).

“Hacia adelante no se puede seguir contratando bajo la presunción de que todos los contratistas son bandidos”, dice.

Los problemas que el país vivió en tres obras nacionales, y por una en Bogotá endureció los controles y -en opinión de Caicedo- satanizó a los contratistas.

“Nos ha llevado a un esquema regulatorio y de exceso de las instancias de control, que derivan en que no se toman decisiones.

Si eso no se enmienda el arranque de la locomotora va ser muy lento”, afirma el presidente de la CCI, quien le pide al Estado no cerrarle las puertas a las pequeñas y medianas empresas de ingeniería por no tener un gran músculo técnico y financiero.

El dirigente gremial dice que este segundo año del gobierno Santos ha sido atípico, porque hubo un menor movimiento en las finanzas de las regiones.

Los alcaldes y gobernadores, comenta, que hasta ahora empiezan a programar sus grandes contrataciones.

Ese lapso, afirma, pudo aprovecharse para darle claridad al mercado y a los inversionistas en temas que se han convertido en un obstáculo, como la adquisición de predios, el otorgamiento de licencias ambientales, la interferencia de las redes de servicios y la aparición de comunidades.

Dentro de los principales logros obtenidos por el gobierno Santos en estos dos años, el vocero de los contratistas destaca la institucionalidad del sector con la creación del viceministerio de Transporte, la Agencia Nacional de Infraestructura, la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (Anla) y la Agencia Nacional de Contratación, y la aprobación de la Ley de Asociaciones Público- Privadas.

“Es un avance institucional, lo que debemos esperar es cómo reaccionarán los empresarios”, comenta Caicedo. Otro avance, indica fue la ley de oro: para solo licitar proyectos maduros, que estén mínimo en fase 2 (prefactibilidad) y que la fase 3 (con ingeniería de detalle) se haga después de la celebración del contrato.

A LA ESPERA DE NUEVAS OBRAS

Para el gremio, la caída en la construcción, determinada principalmente por una reducción de 8,1 por ciento del sector de obras civiles, responde a que todavía no han empezado a ejecutarse nuevos proyectos de infraestructura, solo dos paquetes contratados como obra pública:los 16 corredores de prosperidad y los 28 de mantenimiento.

Sumado a lo anterior, algunos de los grandes proyectos que están en plena etapa constructiva, se encuentran estancados por problemas ambientales y prediales.

No obstante, el gremio reconoce que si bien en los últimos trimestres el comportamiento del subsector no ha sido el esperado, este era el costo que el país debía asumir para garantizar que los nuevos proyectos estuvieran bien estructurados y dieran una mejoría en la calidad de las obras futuras.

CAMACOL: HAY QUE AGILIZAR EL MILLÓN DE VIVIENDAS

En los dos primeros años de Gobierno, se ha cumplido ‘la cuota’ del sector en materia de crecimiento.

Cumplida la mitad del gobierno Santos, en Colombia se mantienen varios indicadores económicos en positivo, pese al panorama internacional adverso.

Y si bien pueden haber algunas dificultades en temas de seguridad, “seguimos siendo un país que continua en la mira de los inversionistas y esa es una de las pruebas de que nos perciben como un país seguro para invertir”.

Este es el balance del actual Gobierno que hace Sandra Forero, presidente de Camacol.

En lo sectorial, señala que si la referencia es el Plan de Desarrollo, en construcción se han cumplido los objetivos, en cuanto a generación de empleo y a su aporte al crecimiento económico.

Sin embargo, para los dos años que quedan, advierte que el reto es agilizar el objetivo del millón de viviendas.

Cumplida la meta del 2011, para este año, se espera llegar a 255.000, y al primer trimestre del 2012 va en el 20 por ciento.

“Es importante ponernos las pilas”, dice Forero.

Lo otro, añade, es cumplir con las 100.000 casas gratis. Para la dirigente gremial “el reto es hacer una buena inversión de los recursos públicos”.

‘DESAFÍO DE SANTOS, RECUPERAR PERCEPCIÓN DE SEGURIDAD’ ACEMI

El gremio de la EPS reconoce el liderazgo del Presidente, pero pide ‘gobernar más hacia adentro’.

“El presidente Santos está marcando un estilo propio de gobierno, caracterizado por abarcar temas estratégicos de desarrollo (minería, agricultura, infraestructura, comercio internacional), delegar responsabilidades en sus ministros y evitar confrontaciones”, indica el presidente de Acemi (gremio de las EPS), Jaime Arias.

Según el directivo el Presidente se ha tropezado con una sociedad aún no madura para dar el salto deseado, una cultura política egoísta perpetuada en el pasado, una base de infraestructura precaria que no permite lograr avances en competitividad, la persistencia de amplias zonas de pobreza y la prevalencia del conflicto armado más allá de los diagnósticos optimistas de hace algún tiempo.

Además, “confió demasiado en sus mayorías políticas absolutas en el Congreso y en el consenso, sin demarcar linderos”.

Arias afirma que “el desafío del presidente Santos en los próximos dos años es recuperar la confianza y el optimismo de los colombianos, concretar los proyectos de Gobierno en unos pocos sin abarcar demasiados campos, gobernar más hacia adentro que hacia afuera y sobre todo, reconstruir la percepción de seguridad”.

En cuanto a las dificultades del sistema de salud, sostiene que el Presidente ha actuado con prudencia sin dejarse presionar por los actores, pero ha perdido dos años para tomar decisiones de fondo. Afortunadamente, indica los recientes anuncios abren un compás de esperanza.

Siga bajando para encontrar más contenido