Controversia por fallos sobre el Metro

Redacción de Economía y Negocios El fallo del Tribunal Internacional de Arbitramento contra el Metro de Medellín, conocido ayer, emparejó los pagos que se deben hacer mutuamente la empresa del Metro y el Consorcio Hispano Alemán (CHA), que vienen librando una verdadera batalla jurídica desde hace más de una década.

POR:
noviembre 23 de 2007 - 05:00 a.m.
2007-11-23

Ayer, el Tribunal Internacional de Arbitramento, con sede en Panamá, condenó a la Empresa de Transporte Masivo del Valle de Aburrá, o Metro de Medellín, a pagar 160 millones de dólares al CHA, pero, a su vez, un fallo de primera instancia del Tribunal Administrativo de Antioquia ordenó al consorcio a pagar 168 millones. El laudo contra el Metro, del Tribunal Internacional con sede en Panamá, tiene su origen en las 18 reclamaciones del CHA. Entre ellas están el no pago del sistema de puesta a tierra del viaducto y otras estructuras, por sobre costos directos derivados por la demora y paralizaciones de obra y montajes y por la eliminación de ascensores. En general, la queja se atribuye al cambio de condiciones en la ejecución de algunas unidades de obra. Entre tanto, el fallo del Tribunal de Antioquia contra el consorcio fue por el desgaste de las ruedas y rieles, así como por las obras que se entregaron en mal estado. Algunas cubiertas colapsaron, y la empresa debió asumir con sus recursos la rehabilitación para evitar que el sistema se paralizara. Contra las dos decisiones aún caben recursos y si quedan en firme, las partes podrían hacer un cruce de cuentas, con lo cual la diferencia sería de 8 millones de dólares a favor del Metro. En el caso cuya decisión se conoció ayer, el CHA aspiraba a un pago de 640 millones de dólares en el año 2000 cuando se convocó el tribunal, que actualizados son 900 millones de dólares. Sin embargo, la decisión fue solo por el 18 por ciento de las aspiraciones del consorcio. Pese a ello, el Metro de Medellín anunció que irá hasta las últimas consecuencias por hacer respetar los derechos del contrato, los cuales fueron incumplidos por el consorcio, asegura la Directora Jurídica de la entidad, Luz Marina Aristizábal Correa. La visión del gerente del Metro, Ramiro Márquez, es que hará valer los derechos de Colombia en contratación. El constructor no entregó la obra como rezaba el contrato suscrito, y en vista de que al Metro le ha tocado asumir todos los gastos para evitar que el sistema de transporte se paralizara y seguir adelante, debe haber algún resarcimiento, explicó Aristizábal. UN LARGO PROCESO Una vez conocido el laudo, la empresa tendrá 30 días calendario para analizar los 800 folios que componen el fallo arbitral y proceder a pedir una revisión, complementación o corrección del mismo, para lo cual el Tribunal Internacional de Arbitramento tendrá un período similar para responder. La funcionaria del Metro señaló que este ejercicio no va a cambiar en nada la decisión del laudo; sin embargo, sí servirá para conocer los alcances del fallo y poder sustentar jurídicamente su posible anulación, procedimiento que deberá hacerse ante la Sala Cuarta de la Corte Suprema de Justicia de Panamá, ya que es la sede jurídica del Tribunal. En esta instancia, si el consorcio sale ganador, para poder acceder al pago de los 160 millones de dólares deberá solicitar ante la Corte Suprema de Justicia de Colombia la autenticación del laudo, también conocido como ‘Exequator’. Aristizábal Correa considera que en esta fase, el Metro tiene la oportunidad de recavar sobre las excepciones que a lo largo del pleito ha demostrado la empresa contra el consorcio, como la falta de competencia, caducidad y otros argumentos. En este proceso, la Corte Suprema de Justicia de Colombia deberá analizar las violaciones a las órdenes impartidas por la justicia colombiana por parte del consorcio constructor. Entre estas, la proferida por la Corte Constitucional, en la que ordenaba al Consorcio Hispano Alemán no llevar el conflicto a un tribunal, como efectivamente lo hizo en el 2000 el consorcio. Aristizábal dijo que el proceso de Exequator, que podría salir a favor del Metro al no autenticarse el laudo del Tribunal de Panamá daría por concluido el tema, ya que ante esta sentencia no cabe ningún tipo de apelación. Este proceso podría durar entre dos y tres años. Es de anotar que este laudo duró siete años, tiempo durante el cual las partes pagaron cada una 10.000 millones de pesos. UN LARGO LITIGIO El 1 de noviembre del 2000, el Metro presentó una demanda ejecutiva contra las compañías de seguros AIG, Colombiana de Seguros Generales, Mafre Seguros General de Colombia, Compañía Mundial de Seguros, Aseguradora Colseguros, Liberty Seguros (antes Compañía Colmena de Seguros), Royal y Sunalliance Seguros Colombia (antes Seguros Fénix), Confianza, Seguros Alfa y Ace seguros, con el fin de hacer efectivas las pólizas por el incumplimiento del contrato en algunos aspectos. En el caso del desgaste de ruedas y rieles, así como también las obras en mal estado, el Tribunal ordenó en primera instancia el pago de 168 millones de dólares al Metro, a precios de hoy. El proceso ejecutivo avanza rápidamente, según explicó la Directora Jurídica del Metro. En cambio, la otra demanda por perjuicios, que asciende a la suma de 525 millones de dólares, a precios del 98, va muy demorada.

Siga bajando para encontrar más contenido