Cooperativas de trabajo asociado, al lado de la Ley

Las cooperativas de trabajo asociado (CTA) han estado en el ojo del huracán.

Archivo Portafolio.co

Puerto

Archivo Portafolio.co

POR:
mayo 09 de 2011 - 01:45 a.m.
2011-05-09

Un estudio dado a conocer por Dansocial da cuenta de los logros de algunas
CTA, un modelo que, de ser bien implementado, ayuda a la generación de empleo.
Las cooperativas de trabajo asociado (CTA) han estado en el ojo del huracán por cuenta de algunas que se dedicaron a ser intermediarias laborales, desviando las tareas que tienen por ley.

 

Un estudio reciente, contratado por Dansocial y que hizo la Universidad Cooperativa de Colombia, pone sobre el tapete algunos casos exitosos de organizaciones solidarias que, a juicio de expertos, apuntan a demostrar que, bien utilizado el modelo, funciona.
La primera experiencia de éxito citada en el estudio es la de Clave Integral CTA.
Tiene sede en Bogotá y está en Medellín, Cali, Bucaramanga, Pereira y Cartagena.
Originalmente presta servicios de ingeniería y mantenimiento aeronáutico, pero se ha extendido a generar y mantener empleo a través de la contratación de procesos de ingeniería.
Tiene 458 asociados trabajadores, sus ingresos son de más de 7.809 millones de pesos. Genera beneficios adicionales a sus asociados, como cubrimiento de exequias a ellos y sus familias, apoyo en casos de calamidad doméstica, auxilios por natalidad, por optometría, programas adicionales de salud y auxilios para recreación, cultura y deportes, dice el estudio.
Otro caso que se expone es el de Cooexpuertos, cooperativa de ex trabajadores de Colpuertos, que está en Buenaventura. Opera desde 1993, tiene casi un centenar de asociados, personal que equivale al 25 por ciento del personal que labora en la Sociedad Portuaria de Buenaventura.

Presta servicios de transporte y almacenamiento de mercancías como operador portuario.
Su trabajo en mejoramiento de la calidad, así como los criterios de compensación económica para los afiliados, se destaca entre los expertos del estudio de Dansocial.
Destaca, por ejemplo, que “ha logrado implementar la política de la concertación de compensaciones con los contratantes, estableciendo rangos por encima de los que ofrecen otras organizaciones laborales e incluso cooperativas de la zona”.
Otros casos exitosos son los de la CTA de la Electrificadora de Santander –Coopenessa–, Cophacol, Cooperativa Editorial del Magisterio, La Buena Esperanza, Mantenimiento Integral Micta, Preselava, Recuperar, Coophrisalud y Fénix Salud.
Luis Fernando Ortega, subdirector del Dansocial, explica que este estudio, que expone la experiencia de las cooperativas que hacen bien las cosas, demuestra que el modelo sí es válido para generar empleo.

Condiciones que deben cumplir
 Clemencia Dupont, presidenta de Confecoop, el gremio que reúne a las cooperativas, cita, al margen del estudio de Dansocial, en el campo de la producción, a Pollos Vencedor como una cooperativa que está en la modalidad solidaria de trabajo asociado. También menciona a la IPS Comsocial, de Medellín.
Señala que, para que una cooperativa de trabajo asociado sea auténtica, debe reunir a personas que voluntariamente busquen mantener fuentes de trabajo. Dicha autonomía garantizará capacidad de negociación cuando ofrezca sus servicios y permitirá estructurarse financieramente.
De esa manera, los cobros que haga por la prestación de sus servicios o la venta de sus productos serán suficientes para la sostenibilidad de la cooperativa, los empleos de calidad y la compensación económica a niveles del mercado laboral.
Agregó que, a diferencia de las relaciones tradicionales entre patronos y empleados, quienes se vinculan a estas cooperativas tienen una triple condición: al hacer aportes para capitalizarla y sostenerla, son dueños, son gestores, porque participan en la administración de la entidad, y ejercen como trabajadores.

Constanza Gómez G.
Redacción de Economía y Negocios

Siga bajando para encontrar más contenido