El coraje en las situaciones difíciles

¿Cómo lidiar con una situación en la que los medios de prensa carecen de datos y parece que tampoco desean obtenerlos, especialmente cuando lo que escriben tiene un impacto negativo en la carrera de una persona y plantea dudas sobre su integridad?

POR:
noviembre 01 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-11-01

David Free, Ontario, Canadá Su queja suena familiar. Y no solo porque en Estados Unidos el partido Republicano ha calificado a los medios de prensa como el enemigo público número uno en la actual campaña electoral. La frustración con la cobertura de prensa ha comenzado... bueno, desde que comenzó la cobertura de prensa. Alguien tan famoso como Thomas Jefferson se quejó en cierta ocasión que la prensa se alimenta de escándalos “como los lobos se alimentan de la sangre de un cordero”. Pero, fue también Jefferson quien dijo que si le daban a elegir entre un gobierno sin periódicos, y periódicos sin un gobierno, él elegía lo segundo. Para Jefferson, las sociedades libres no podían durar si no existía la libertad de expresión. Si usted está de acuerdo y presumimos que lo está - entonces es como la mayoría de las figuras públicas de la actualidad. Y eso, sin importar en qué esfera actúa. Puede ser la política, los negocios o la junta directiva de una escuela local. La única opción es ‘manejar’ a la prensa de la forma en que la prensa lo maneja a usted: de manera proactiva. Para ver qué ocurre si no lo hace, observe recientes eventos en la industria de las finanzas. Cada ejecutivo de un banco que ha dicho poco sobre lo que sabía, o informó demasiado tarde de lo que sabía, ha terminado siendo triturado por los medios de prensa. Ahora bien, ignoramos su situación específica. Y tal vez usted hizo todo lo que debía hacer al contar su historia a los medios de prensa. Pero, tal vez deba preguntarse si ha seguido las tres mejores pautas que nosotros conocemos a fin de proteger su carrera y su integridad durante un terremoto a nivel de la publicidad. En primer lugar ¿ha dicho la verdad, toda la verdad, y nada más que la verdad? Pues a veces, cuando hay una crisis de confianza pública, algunas personas se aferran a la noción de que pueden controlar el flujo de información. Esas personas creen que pueden contar fragmentos de su historia, y dejar afuera partes de índole personal u otras que son confusas. Y pese a ello, tienen la esperanza de que los medios de prensa (y el público) consideren los comentarios ‘veraces’. El problema es que los medios de prensa llenarán todo aquello que usted no mencione, con rumores, conjeturas o dictámenes. ¿Es eso injusto? No importa. La tarea de los periodistas es narrar una historia completa. Y su trabajo, si usted se halla en la esfera pública, es protegerse ayudando a esos periodistas a obtener toda la información, inclusive sus defectos, desde su propia perspectiva, a cada paso. En segundo lugar ¿ha transmitido el mismo mensaje a cada periodista? Si existe un error que garantiza publicidad negativa es ajustar su punto de vista a cada uno que lo escucha. Por ejemplo, el candidato presidencial demócrata Barack Obama fue muy criticado cuando, luego de elogiar el valor de la religión y de la posesión de armas de fuego en actos públicos en la parte central de Estados Unidos, pareció denigrar la religión y las armas de fuego en un acto de recolección de fondos en San Francisco. Los empresarios pueden hacer el mismo tipo de cosas. Conocemos a un ex director general de una firma que lleva tarjetas con apuntes para no mezclar sus diferentes temas de conversación. Él tiene una historia para la junta directiva, otra para los empleados, y una tercera para Wall Street. No es entonces raro que escasos analistas tengan confianza en sus palabras. Y eso se refleja en el bajo precio de las acciones de su compañía. Finalmente, ¿ha tomado la cobertura de prensa en sus propias manos? En una época, eran los medios de prensa los que tenían la última palabra. La Internet ha cambiado eso. Ahora nadie se puede quedar con la última palabra. Por cierto, Internet puede ser usada contra usted durante un bombardeo de los medios de prensa. Pues existen miles de nuevos sitios y blogs ansiosos por recolectar toda clase de calumnias y rumores. Pero es por esa razón que usted debe usar la Internet para su propia defensa ... o ataque. Las celebridades pueden ahora hablar directamente al público acerca de rumores circulantes. Y las compañías están haciendo lo mismo. Tal vez usted no sea capaz de cambiar el curso de la cobertura de prensa para que escriban lo que a usted le agrada, pero al menos tendrá un papel activo en eso, y además, podrá usar sus propias palabras. Mire, existen crisis en que un líder puede decir muy poco, o señalar que carece de información. El ex alcalde de Nueva York Rudy Giuliani, cuando fue presionado para que diera la cifra total de muertos tras los atentados del 11 de septiembre, silenció a los reporteros diciendo, “La cifra de muertos será superior a la que cualquiera de nosotros puede tolerar”. Por suerte, escasas situaciones se comparan con esa. En la mayor parte de las ocasiones, cuando los reporteros golpeen a su puerta, usted tendrá la capacidad de responderles de manera completa y protegerse en el proceso. La única pregunta es si tendrá el coraje de enfrentar a los medios de prensa como los medios de prensa lo enfrentan a usted. Jack y Suzy Welch son autores del libro ‘Winning’, pueden enviarles preguntas por correo electrónico a winning@nytimes.com. '' La tarea de los periodistas es narrar una historia completa. Y su trabajo, si usted se halla en la esfera pública, es protegerse ayudando a esos periodistas a obtener toda la información, inclusive sus defectos, desde su propia perspectiva, a cada paso”.WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido