La Cordillera Blanca del Perú pierde sus glaciares debido a los fuertes efectos del cambio climático

La llamada 'Suiza peruana', ubicada en la ciudad de Huaraz, Región Ancash (norte), es parte del Parque Nacional Huascarán, declarado en 1985 Patrimonio Natural de la Humanidad por la Unesco.

POR:
mayo 13 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-05-13

Entre 1948 y 1976 las nieves de la Cordillera Blanca retrocedieron en promedio 9 metros, pero desde 1977 a la fecha el retroceso fue de 19 a 20 m, dijo Marco Zapata, jefe de la Unidad de Glaciología del estatal Instituto Nacional de Recursos Naturales (Inrena).

El tiempo de vida de la cordillera es incierto, todo dependerá de la temperatura, "pero se conoce que el proceso de reducción de los glaciares es irreversible y nada se puede hacer", precisó.

En 1989 se hizo un inventario nacional de glaciares que determinó que en las 18 cordilleras de Perú había 3.044 glaciares, que cubrían un área de 2.041 km2.

En 1997, un estudio del estatal Consejo Nacional de Ambiente reveló que el área de glaciares era de 1.595 km2: en ocho años la masa de glaciares se había reducido en 25 por ciento.

Zapata aseguró que la imagen de la Cordillera Blanca será igual a la de la Cordillera Negra, que está al frente a la cadena de nevados, es decir "una cadena de montañas rocosas".

Un claro ejemplo de lo que está pasado es el nevado Pastoruri, una de las joyas del turismo peruano. "Se ha convertido en un casquete de hielo, porque sus nieves se derriten aceleradamente", anotó.

Con una altitud de 5.240 metros, el nevado ha sido por décadas el principal centro turístico para deportes de aventura de alta montaña del Parque Nacional Huascarán y recibe unos 60.000 visitantes al año.

El Parque Nacional del Huascarán, de 340.000 hectáreas, tiene 663 glaciares, 296 lagunas y 41 ríos, además del Huascarán (6.768 metros de altura) -el nevado más alto de Perú- y el Pastoruri, según estudios.

Siga bajando para encontrar más contenido