Corea del Sur le ‘coquetea’ al sector energético colombiano

En los próximos días la Korea Nacional Oil Corporation (Knoc), firma su primer contrato de exploración en Colombia, en un bloque localizado en el departamento del Meta; y el tema por sí mismo no pasaría de ser uno más de los contratos que multinacionales firman en el país. Sin embargo, este en particular parece que se convertirá en el ancla que pretende empezar a unir a dos naciones separadas por el Océano Pacífico.

POR:
septiembre 22 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-09-22

Y es que recientemente se realizó en Seúl el Foro de Cooperación Económica y de Negocios entre Corea y Latinoamérica, en el que ese país aprovechó una vez más para presentar su ‘Diplomacia energética’, que busca acercar a la nación con toda Latinoamérica y promover la cooperación, la ayuda y los negocios. Para el Gobierno de ese país es muy importante estrechar sus lazos de cooperación y negocios, pues necesita socios ricos en energía que le permitan garantizar su abastecimiento. Solo el año pasado Corea compró energía por valor de 97.000 millones de dólares (entre petróleo, gas y carbón). Cada que el precio del barril de petróleo sube 10 dólares, le pega al PIB del país en 0,35 por ciento, por ello desde la crisis petrolera de los años 70 el país adoptó como política de Estado la ‘Diplomacia energética’. Pero el actual Gobierno ha decidido que un foco importante de esa política y del país debe ser Latinoamérica. El Embajador de la Energía el señor Cho Hyun explica que en su relación con Colombia Corea quiere cooperar en el desarrollo de diferentes formas limpias de energía y en el desarrollo de la infraestructura del país. También señala que como Gobierno, su tarea es facilitar la cooperación para contribuir en el desarrollo de Colombia con aportes de transferencia tecnológica, y que para el desarrollo de negocios su labor está en ofrecer a los empresarios de su país espacios como el Foro de Cooperación, para que conozcan más del país y se interesen por las oportunidades de inversión. Aspectos que ya tienen muy claros sus grandes corporaciones como Samsumg, LG, Hyundai, KIA, Ssangyong, por solo hablar de las más comunes en Colombia. Pero son muchas más y algunas de ellas ya iniciaron contactos para averiguar cómo se hacen los negocios en la nación que encabeza Suramérica. De hecho, durante la realización del Foro cinco empresas manifestaron su deseo de saber más sobre infraestructura, minería y exploración petrolera. Una firma coreana, incluso ya hizo un primer intento de entrar a buscar petróleo en Colombia, pero su propuesta no alcanzó a clasificar. Contrario a lo que podría pensarse que no volvería a intentarlo, esa empresa inmediatamente inició las correcciones a sus propuestas de inversión en el país y volvió a presentar en la primera oportunidad que tuvo: “La claridad y la seriedad de su país en operaciones de hidrocarburos, son prenda de garantía”, indicó un empresario que dijo que de la política petrolera de Colombia ya ha escuchado en varios países. Y no es para menos, la Agencia Nacional de Hidrocarburos de Colombia (ANH) no es un nombre extraño para las empresas del mundo petrolero. Cuando en el primer día del encuentro entre funcionarios de diferentes países y empresarios coreanos empezaba, los delgados de diferentes multinacionales coreanas ya tenían claro qué querían: metales no ferrosos, exploración de petróleo, carbón y desarrollos de energía. De esta manera, una poderosa petrolera que pidió reserva de su nombre, inició las gestiones para que el Gobierno de Álvaro Uribe le permitiera comprar pliegos para estar en todos los bloques de búsqueda de petróleo que ofrezca Colombia. ‘QUEREMOS INVERSIÓN’, MINMINAS Las cifras de comercio entre los dos países no dejan muy bien librada a Colombia, pues el año pasado el comercio entre las dos naciones sumó 1.120 millones de dólares según las cifras oficiales del Gobierno de ese país, pero mil millones son exportaciones de Corea a Colombia, pues las ventas del país hacia la nación asiática sumaron 110 millones de dólares. Por ello, cuando el ministro de Minas y Energía, Hernán Martínez, habló ante los empresarios y el Gobierno coreano, les dijo: “Yo no vengo a que nivelemos la balanza comercial por el lado de las compras, hagámoslo por el lado de la inversión: Vengo a proponerles que inviertan en Colombia”. A los funcionarios del Gobierno y a los empresarios de ese país les gustó la oferta. Y empezaron a pedir más información. De hecho, la embajada de Colombia en Seúl trabaja en el diseño de un convenio para evitar la doble tributación, pero aún es preliminar. Solo en el 2007 Corea compró energía por valor de US$ 97.000 millones (petróleo, gas y carbón). LA TRANSFERENCIA TECNOLÓGICA, UNA DE LAS RAZONES Con una extensión de 98.484kilómetros cuadrados, un país un poco más pequeño que el departamento del Amazonas, Corea del Sur es un gigante económico que ha sabido sortear con éxito su desarrollo pese a sus escasas riquezas naturales. Su ingreso per capita es de 20.500 dólares, frente a 4.193 dólares que tiene Colombia y su crecimiento se basa en desarrollo tecnológico y exportación industrial. El interés expresado por el Embajador de la Energía de Corea, Cho Hyun, es contribuir en el desarrollo de la importante riqueza energética que tiene Colombia y que aún no son usados plenamente. Desde Corea han seguido el proceso colombiano de reducción de la violencia y lo califican como importante. Esto ha permitido que las empresas empiecen a fijarse en el país e inicien procesos de acercamiento para conocer en detalle las oportunidades que el país puede ofrecerles. WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido