Corea del Sur presiona a sus empleados para que tomen vacaciones

Corea del Sur presiona a sus empleados para que tomen vacaciones

Finanzas
POR:
marzo 04 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-03-04

El gobierno de Corea del Sur está tomando medidas enérgicas respecto a las vacaciones. Sus trabajadores, al parecer, no están tomando las suficientes.

Durante décadas, a los surcoreanos se les pedía que sacrificaran todo para forjar la economía del país. Ahora, se han convertido en los mayores adictos al trabajo del mundo, de acuerdo con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, y dedican más horas al año en su empleo que las personas en cualquier otro país desarrollado.

El gobierno está tratando de cambiar eso. El ministerio a cargo del personal público emitió una directiva en enero que exige que los cerca de un millón de trabajadores estatales del país presenten a sus jefes un plan para tomar 16 días de descanso este año.

El problema: en una sociedad donde los superiores jerárquicos establecen el tono en los negocios y la política, algunos de los mismos jefes detrás de la iniciativa vacacional no se molestan en tomar sus días de descanso.

El presidente Lee Myung-bak debatió el déficit vacacional del país en una reunión de gabinete a mediados del año pasado, apuntando a un sondeo que muestra que el trabajador estatal típico suele tomar sólo seis de los 23 días de vacaciones asignados. Desde que asumió la presidencia del país en febrero de 2008, el mismo Lee ha tomado un total de cuatro días de descanso, según informes de los medios de comunicación.

Para persuadir a los trabajadores renuentes, el gobierno ha importado artillería pesada: un experto de Alemania, un país donde los trabajadores están entre los que más disfrutan de las vacaciones en el mundo.

Nacido en Alemania con el nombre de pila de Bernhard Quandt, se trasladó a Corea del Sur en 1978 y se convirtió en ciudadano en 1986, cambiando su nombre a Lee Charm. Lee, quien enseña idiomas en la televisión, presenta programas de radio, escribe libros y da conferencias sobre la cultura coreana, es una de las personalidades extranjeras más visibles en el país.

En agosto, Lee fue nombrado jefe de la agencia gubernamental Organización de Turismo de Corea (KTO, por sus siglas en inglés), cuyos 550 empleados desarrollan visitas guiadas, promocionan el país y deberían, en teoría, saber algunas cosas sobre cómo disfrutar el tiempo libre. Unos meses más tarde, convocó a todo el personal de la empresa para una reunión en la que anunció que quería que todos tomaran por lo menos dos semanas de descanso en 2010.

"No lo tomé muy en serio", dice Seo Dong-woo, empleado de KTO y quien ayuda en la planificación de las promociones de turismo. Seo calcula que ha tomado un máximo de cinco días de descanso en un año.

El equipo de Lee le dijo que era demasiado esperar que los empleados perdieran dos semanas consecutivas de trabajo, por lo que el jefe redujo el plan a siete días de descanso.

Muchos trabajadores y los medios de comunicación del país han aplaudido la iniciativa del gobierno. Hay esperanza de que el esfuerzo se extienda al sector privado, donde eludir las vacaciones también es rampante. SK Telecom Co., una empresa líder en la ruptura de las jerarquías laborales, señala que sus trabajadores toman entre cinco y 15 de sus 22 días de descanso disponibles.

En LG Electronics, el promedio es de 10 días.

Hyundai Heavy Industries se jactaba recientemente de que sus directivos usarían sus vacaciones de febrero para visitar las plantas extranjeras. "La política de la empresa es aprovechar los días festivos y las vacaciones de verano para comprobar cómo marchan los proyectos externos y tener reuniones con los propietarios", informó Hyundai en un comunicado de prensa.

Algunos trabajadores dicen que no saben qué hacer con el tiempo libre. Otros protestan la iniciativa del Estado de aumentar las vacaciones, acusando a los líderes de tratar de ahorrar dinero: en muchos organismos públicos, los empleados son recompensados con sueldo adicional por los días de vacaciones no utilizados.

Los surcoreanos trabajaron un promedio de 2.316 horas en 2007, el último año del que hay datos disponibles. Eso se compara al promedio de 2.592 horas de la década previa, pero todavía muy por encima del promedio de 1.768 horas de los 30 países de la OCDE y 1.794 horas en EE.UU., según la OCDE.

La productividad de Corea del Sur, sin embargo, es una de las más bajas entre los países miembros de la OCDE, a excepción de algunos países del antiguo bloque soviético.