Las cosas no pintan bien en la región europea

Las cosas no pintan bien en la región europea

POR:
noviembre 19 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-11-19

Aunque parezca irónico, tal y como lo señaló el secretario de Estado español para la Economía, David Vegara, la situación de España es una de las más 'rescatables' de Europa.

La semana anterior la oficina estadística comunitaria (Eurostat) de la eurozona, confirmó que la recesión había llegado a la zona, cuyos datos muestran que el PIB del área cayó el 0,2 por ciento entre julio y septiembre, al igual que sucedió entre abril y junio.

Desde 1995, el primer año para el que hay registros, nunca había caído el PIB de los países que comparten el euro y la peor evolución anterior se produjo en el segundo trimestre del 2003, cuando la actividad económica no varió.

Alemania, la principal economía de la zona, ya confirmó su recesión con caídas del PIB del 0,4 y 0,5 por ciento en el segundo y tercer trimestre de este año, respectivamente.

La economía italiana tampoco logró esquivar el fenómeno y sucumbió con retrocesos del el 0,4 y 0,5 en los dos trimestres más recientes.

La economía francesa, que había retrocedido el 0,3 por ciento en el segundo trimestre, escapa por ahora de la recesión, gracias al ligero repunte de la actividad entre julio y septiembre (subida del 0,1 por ciento).

Mientras tanto algunos de los nuevos Estados miembros de la Unión Europea (República Checa, Chipre, Lituania y Eslovaquia) mantienen cierto dinamismo económico.

Más allá de las fronteras de la eurozona la situación no parece ser mucho mejor: en el Reino Unido el PIB sufrió una caída del 0,5 por ciento en el tercer trimestre, después del estancamiento entre abril y junio.

La situación en Estados Unidos no es más alentadora. La Reserva Federal anunció ayer que espera que la recesión en la economía se mantenga al menos un año más.

Japón, también cayó

La segunda economía más grande del mundo también sucumbió ante la crisis financiera y ya hiló dos trimestres consecutivos con crecimiento negativo.

Entre abril y junio de este año, el PIB nipón retrocedió 0,9 por ciento, mientras que entre julio y septiembre el decrecimiento alcanzó el 0,1 por ciento. La caída de la inversión, explica en parte el fenómeno. 

Siga bajando para encontrar más contenido