Más cosecha, precio y dólar: se alinean los astros del café

Tras la histórica caída de la producción, la recuperación avanza ahora acompañada de precios que repuntan y de un dólar disparado.

Durante el 2013 fueron renovadas 83.916 hectáreas de cafetales

Archivo Portafolio.co

Durante el 2013 fueron renovadas 83.916 hectáreas de cafetales

POR:
febrero 06 de 2014 - 04:30 a.m.
2014-02-06

El repunte de precios en el mercado mundial, el dólar disparado, una producción que crece desde el año pasado, condiciones climáticas óptimas, casi nula incidencia de plagas como la roya y la broca son las condiciones óptimas que hacen prever una salida de la crisis en el negocio del café.

La situación descrita fue ratificada ayer, al conocerse las cifras de producción del primer mes del año: 1’011.000 sacos de 60 kilos, una cifra que no se reportaba desde hace seis años, cuando en el mismo mes del 2008 se produjeron 1,4 millones de sacos.

También, por el precio interno de compra del grano, que abre hoy el mercado en 571.875 pesos por carga de 125 kilos (dos bultos).

“La renovación de cafetales no solo ha permitido tener más árboles jóvenes y resistentes a enfermedades y a los efectos climáticos, sino también ha sido un factor para elevar la productividad”, explicó Luis Genaro Muñoz, gerente de la Federación Nacional de Cafeteros.

Durante el 2013 fueron renovadas 83.916 hectáreas de cafetales, donde se sembraron 456,6 millones de árboles.

Este año entrarán a producir otras 200.000 hectáreas.

Frente a la productividad de los cultivos, es decir, el volumen por hectárea sembrada, esta creció 27,3 por ciento entre el 2012 y el 2013, al pasar de cosecharse 11,1 a 14,1 sacos de café verde.

Ahora, por lo explicado por el dirigente cafetero, se esperaría que para este año la producción llegue a los 11,3 millones de sacos, es decir, se sostendría por encima de los 900.000 sacos mensuales.

Por el tema del dólar, fundamental para liquidar el precio interno, los análisis de la firma Corredores Asociados indican que “la tasa de cambio no ha mostrado aún signos que indiquen que la moneda estaría próxima a comenzar una corrección.

“La demanda no cesa y los riesgos de una devaluación adicional se mantienen”. Esto quiere decir que el dólar seguirá al alza.

En cuanto a la roya, la plaga más limitante para el café, entre 2012 y finales del año pasado, esta se redujo del 33 al 4 por ciento, mientras que la infestación por broca, del 8 al 2 por ciento; “y siguen bajando estos indicadores”, dijo un extensionista de la Federación.

Además de lo relacionado con la producción tres aspectos externos incidirán también en un futuro optimista para la caficultura colombiana: sequía en Brasil, la roya en Centroamérica y buen consumo en los Estados Unidos.

En el primer aspecto, se reportó para el mes de enero la merma más significativa de los últimos 20 años en los estados de Sao Paulo y Minas Gerais (el principal productor de grano de café arábica), que podría reducir la cosecha de este año, destacó la agencia Bloomberg.

Las anteriores previsiones para la producción cafetera brasilera anunciaron hasta 60 millones de sacos de 60 kilos; sin embargo, estas fueron cayendo poco a poco hasta llegar a los 52 millones de sacos.

La más conservadora, consultada por EL TIEMPO, es la del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (Usda), que habla de 53,1 millones de sacos para este año cafetero.

“Si la próxima semana Brasil se recupera de la sequía, podrían caer los precios de los suaves colombianos; si va hasta marzo (como algunos prevén), se notará en el incremento de estos”, dijo Alejandro Cadena, gerente de Virmax, una empresa exportadora de café, con sede en Londres y Bogotá.

Otro factor externo que favorece a la caficultura colombiana está en la roya que ha afectado los cultivos de Centroamérica.

“Esta hará que la producción de esta región caiga en 16 millones de sacos. México y Centroamérica representan el 11 por ciento de la producción mundial y el 18,6 por ciento de la oferta de café suave arábica”, reportó la organización Internacional del Café (OIC), en su informe de coyuntura publicado ayer.

En cuanto al consumo, en los Estados Unidos, por la temporada invernal hay una alta demanda.

“La gente está tomando muchísimo café, tanto, que esta temporada podría batirse un récord en el consumo”, dijo Germán Meneses, de la tostadora Brooklyn Roasting Company (BRC), con sede en Nueva York.

En BRC el 70 por ciento de sus compras son de café colombiano, al que Meneses calificó como de muy alta calidad.

YA SE HAN AHORRADO $ 1.350 MILLONES EN AYUDAS

Durante lo corrido de este año, entre el 2 de enero y ayer, 5 de febrero, el precio interno de compra ha subido 43,73 por ciento, al pasar de 397.875 pesos por carga de 125 kilos (dos bultos) a 571.875, al cierre de ayer.

Este precio es el promedio para las 16 ciudades donde se registran las compras de café.

En cuanto a la ayuda, se definió que el subsidio

PIC es de 145.000 pesos cuando el precio interno de compra es inferior a

700.000 pesos, pero sube a 165.000 cuando este baja de 480.000. Sin embargo, en ningún caso el precio de referencia de la carga más el apoyo podrá superar un ingreso de 700.000 pesos.

Así las cosas, para las facturas con fecha de hoy el PIC será de 128.125 pesos, es decir, la diferencia entre el precio interno y el tope de 700.000 pesos.

Esta cifra es el promedio que se estableció como costo de producción para una carga de café.

A corte del 30 de enero los pagos retrasados por PIC superan los 83.407 millones de pesos, teniendo en cuenta que se produjeron unas 16.800 cargas diarias a las que se abonan 165.000 pesos para cada una.

Ahora, al subir de 480.000 pesos la carga, como se nota desde el 31 de enero, el fisco nacional estaría ahorrándose 20.000 pesos por carga. Esto quiere decir que, al cierre de ayer, se estima un ahorro de 1.348 millones de pesos, solo en cuatro días.

El precio interno de compra se fija teniendo en cuenta la cotización diaria en la Bolsa de Nueva York, el precio del dólar y la prima para el café colombiano que pagan los compradores.

Y está sujeto al pago de incentivos por calidad.

Por último, se tiene que los pagos del subsidio causado durante este año comenzarían a pagarse la próxima semana.

‘EL RETO ES POR LA COMPETITIVIDAD’

La caficultura y el sector agrícola en general tienen un reto de competitividad para evitar ser dependientes de transferencias de terceros, dijo Luis Genaro Muñoz, gerente de la Federación Nacional de Cafeteros.

El dirigente gremial manifestó un claro optimismo por el futuro de la caficultura colombiana durante este año.

¿Cómo ‘blindar’ para que en un futuro de precios bajos pueda obviarse el pago de subsidios?

El tema de competitividad es y ha sido nuestra prioridad. Por eso nos hemos enfocado en reconversión productiva, en incremento de productividad y en valor agregado.

Ahora bien, de la finca para afuera, como se discutió en el pasado Congreso Cafetero, hay mucho por hacer.

De ahí que hayamos construido las propuestas que presentamos al Pacto Nacional Agropecuario.

¿Bajo qué condiciones podrían mantenerse los precios altos?

Un cambio en la cosecha esperada de Brasil, aunque no sea muy alto en términos porcentuales, tiene un gran efecto en la oferta global.

En otras palabras, el café como otros productos agrícolas es muy vulnerable a cambios e incertidumbres climáticas, que han generado problemas de roya en el pasado en Colombia o en el presente en Centroamérica, o sequías como actualmente aparentemente se registra en ciertas zonas productoras de Brasil.

¿Y Colombia no es vulnerable también al clima?

La mejor apuesta productiva de Colombia es tener una caficultura reconvertida, menos vulnerable al cambio climático. Una gran proporción de los más de 2.800 millones de árboles de café renovados desde el 2008 cumplen esta condición.

¿A cuánto ascendería su apuesta de producción?

En este momento estamos estimando algo más de 11,3 millones de sacos para el año calendario 2014.

Juan Carlos Domínguez

Redactor de Economía y Negocios

Siga bajando para encontrar más contenido