Creatividad

Creatividad

POR:
noviembre 02 de 2007 - 05:00 a.m.
2007-11-02

En los años 30 la ropa deportiva era incómoda, con telas pesadas y llenas de almidón. Ese problema lo vio el tenista René Lacoste como una oportunidad para buscar vestimentas ligeras y cómodas. Habló con un amigo que tenía una fábrica de telas y lo convenció para producir camisetas diferentes. Así nació la camiseta Lacoste en 1933 con un cocodrilo bordado que él ya usaba en su ropa como jugador. El éxito fue total y así, como suele suceder, de una dificultad nació una innovación y un próspero negocio. Lo interesante es que tú también eres creativo si te enfocas en lo mejor y liberas la imaginación. René Lacoste era un tenista famoso que se atrevió a incursionar en otro campo con mente abierta. Su ejemplo muestra cómo las oportunidades están ahí para quien sabe ver y es atrevido, no para el pesimista o el indolente. No hay nada mejor que una crisis o la competencia para despertarte del sopor y sacarte de una odiosa rutina. Eso pasó en la India cuando los chinos invadieron el mercado con sombrillas baratas. La dueña del mercado era la sombrilla Stag que entró en una batalla de rebaja de precios. Luego dejaron esa lucha desgastante, optimizaron la productividad y mejoraron la calidad sin bajar precios. Se atrevieron a cambiar el modelo negro de siempre por sombrillas coloridas y otras con dibujos o logos. Escuchando al cliente, diversificaron para distintas clases de personas con diseños novedosos. Su ingenio los ha llevado a hacer una sombrilla con linterna incorporada y otra con luces que encandilan en un atraco. La gente respondió y en Stag están bien porque hay salidas cuando uno innova, da lo mejor de sí y aprovecha las crisis y los problemas. “Cuando usted siempre piensa que el problema está afuera, ese pensamiento es el problema”. En distintas ocasiones me he beneficiado sacando enseñanzas de esta frase de Stephen Covey. Sirve para pararse del sillón de las víctimas y no malgastar energías culpando a otros. Tampoco es rentable culparse a sí mismo, pero sí es bueno dedicarse a llenar los propios vacíos. Más aún, es mejor no hablar de problemas por resolver, sino de retos por afrontar. Los líderes no se dedican a hablar mal de nadie, su misión es construir, alinear y motivar, Lo mismo hacen los buenos amantes, se concentran en lo bueno, son creativos y son tolerantes con las fallas. Por eso decía la Madre Teresa de Calcuta: “Es mejor encender una luz que maldecir la oscuridad”. Enciendes esa luz si le pones alas a tu imaginación, aprendes de la competencia y ves aprendizajes en las crisis. Elige transformar los obstáculos en retos y aguza tu ingenio. Sé humilde, flexible y cambia paradigmas como Da Vinci, Copérnico y Galileo. Vivir es estar sujeto al cambio y morir es resistirse a él por soberbia, inconciencia o terquedad. ¿Eres receptivo a nuevas ideas o estilos de vida? Ojalá seas osado y vayas más allá de las suposiciones y de tantas creencias fosilizadas. Gonzalo Gallo González Escritor - Conferencista No hay nada mejor que una crisis o la competencia para despertarte del sopor y sacarte de una odiosa rutina”.

Siga bajando para encontrar más contenido