Crece debate por ajustes a la regla fiscal

Crece debate por ajustes a la regla fiscal

POR:
diciembre 15 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-12-15

Entre suma de ingresos y resta de gastos, los dos principios fundamentales de la llamada regla fiscal que acaba de aprobar el Congreso de la República en primer debate, se llegará a un ahorro de 9 por ciento del Producto Interno Bruto en los primeros cuatro años, lo que ubicará a Colombia en la lista de los 80 países que han logrado establecer reglas de juego para que las finanzas públicas se mantengan saneadas, sin las características que ha tenido hasta ahora el país, donde se gasta más de lo que se tiene y, por consiguiente, se aumenta la deuda y el déficit fiscal. Aunque el escenario en el que se plantea esta estrategia es el de un país con un inminente auge minero energético que significará más ingresos por utilidades de Ecopetrol, por impuestos y por regalías provenientes de este sector, Colombia, aún sin boom petrolero, estaba en mora de adoptar una Regla fiscal. Esa es una de las conclusiones del foro realizado por Fedesarrollo, con un equipo de expertos que expresaron los pro y contra de la estrategia que permitirá que, por fin, se logre equilibrar el ingreso público con los gastos, para empezar a llevar al país por la senda del grado de inversión. Al proyecto de Regla fiscal aún le falta camino en el Congreso y habrá tiempo para atender los ajustes propuestos. ‘Hay que reinventar al DNP’, afirma Fedesarrollo Con la regla fiscal, no todo será tan sencillo como lo plantea el Gobierno. Según el director de Fedesarrollo, Roberto Steiner, hay que mirar con cuidado el hecho de que, en el proyecto inicial la meta de déficit que se ponía el Estado, como un techo, era del 1,5 por ciento y ahora fue aumentada a 2 por ciento. “Es preocupante plantear un déficit más generoso cuando se aspira a un balance primario de 1 por ciento del PIB. Recibimos con agrado que el Gobierno esté ofreciendo un plan creíble de estabilidad fiscal a mediano plazo, con tres componentes esenciales: la sostenibilidad fiscal, la regla fiscal y la reforma a las regalías. Probablemente tengan que ir juntas, pero al menos las dos últimas son prioritarias, de lo contrario terminaríamos ahorrando en un bolsillo, mientras el otro sigue roto, teniendo en cuenta la tendencia ascendente que ha tenido el endeudamiento en los últimos dos años, inclusive en la época de recuperación económica”. En cuanto a los topes de ahorro, Steiner señala que es necesario estar alerta para que no se adopte lo que llama ‘solución de esquina’, es decir, que se ahorre todo. “Colombia no es Noruega, no es un país rico, tiene necesidades, ahorrarse toda la bonanza es legítimo, pero es una solución de esquina”. Otra de las advertencias que hace Steiner es que, para que la Regla funcione, instituciones como el Departamento Nacional de Planeación tendrán que cambiar. “Hay que reinventar el DNP que se convirtió en una entidad más de control de que planeación. Ahora que le caen dos responsabilidades mayúsculas, tanto en el tema de las regalías como en el de la Regla fiscal, tiene que volver a la planficación”. 2 por ciento es la nueva meta de déficit fiscal establecida en el proyecto de ley de regla fiscal. La sustentación oficial El viceministro de Hacienda, Rodrigo Suescún fue el encargado de sustentar que, a partir del la regla, la meta es que el Gobierno Central ahorre tanto como lo harán las regiones a través del Fondo de Estabilización Petrolera, que se crea en el proyecto de Acto Legislativo de reforma a las regalías, que también hace su curso en el Congreso. Con la regla fiscal se busca que el déficit fiscal estructural no exceda el 2 por ciento del PIB, lo que llevará a un balance primario y un superávit del 1 por ciento del PIB, explicó Suescún. Esto hará que, a largo plazo se logre tener un colchón del 25 por ciento del PIB para lo que en el proyecto se llama Gasto contracíclico, es decir, los recursos disponibles para gastar cuando así lo requiera la situación de la economía. En cuanto a los porcentajes de ahorro que se plantean, Suescún confirmó que, “si el Fondo que se crea en el proyecto de regalías será máximo de un 30 por ciento de lo que ingrese por ese concepto, se espera que el del Gobierno central ahorre un porcentaje similar”. Sin una reforma tributaria no habrá sostenibilidad Juan Pablo Córdoba, presidente de la Bolsa de Valores, también ve a la regla fiscal como algo positivo para el país. Sus reparos a esta iniciativa están en que “no se menciona cómo se va a definir el ciclo minero energético que se avecina y que permitirá hacer el ahorro”. Córdoba advierte que es necesario revisar el tema de las llamadas vigencias futuras, es decir, el compromiso a largo plazo que hacen los gobiernos y que, en el 2010 representa un 9,3 por ciento del PIB y aprobaciones a 2020, de este mecanismo de endeudamiento, por 24,2 billones de pesos. “En la regla fiscal no se dice nada a este respecto”. Córdoba también advierte un riesgo en la creación del Fondo de Estabilización y Ahorro que plantea la Regla fiscal. “El Gobierno se endeuda para financiar su déficit y al mismo tiempo congela en este fondo activos de bajo rendimiento. No es la mejor decisión tener que financiar para pagar un déficit y acumular activos poco rentables”. El Presidente de la Bolsa recuerda que, originalmente, la creación de ese Fondo estaba posterior al pago de la deuda. “Este fondo tiene la opción de usarse para ahorrar o para pagar deuda”. Finalmente, el consultor César González subraya que “Colombia está madura para una regla fiscal, pero hace falta revisar la carga tributaria que soportan los colombianos y que necesita el país. Hemos tenido 17 modificaciones en los últimos 20 años, pero seguimos con los niveles de recaudo insuficientes”.ANDRUI

Siga bajando para encontrar más contenido