Crecen desigualdades entre regiones

A pesar de las diferencias demográficas, de oportunidades, de empleo y demás que existen entre Quibdó y Bogotá, las dos ciudades son catalogadas como las de mayor desigualdad en el país.

POR:
mayo 07 de 2009 - 05:00 a.m.
2009-05-07

Sin embargo, cada una tiene razones y problemáticas diferentes. La capital colombiana, presenta desigualdad social porque concentra el mayor número de profesionales del país, lo que elevó el nivel salarial de estas personas, mientras que los no profesionales presentan gran distancia en materia de ingresos. En el caso de Quibdó el problema se presenta por la cantidad de pobres que tiene, entre los cuales también hay diferencias por ejemplo, en el tema laboral. “Si Bogotá es desigual, es porque no es tan pobre. La ciudad alberga a una buena parte de esa clase media-alta del país viviendo en ella” señala un estudio realizado por el economista Leonardo Bonilla, del Centro de Estudios Económicos regionales del Banco de la República. “Paradójicamente, el hecho de que Bogotá tenga a las personas de esa clase viviendo allí, cuyos salarios se volvieron altos, hace que sea más desigual que otras ciudades en las que no está ese grupo de profesionales”, explicó Bonilla, autor del informe denominado Diferencias regionales en la distribución del ingreso en Colombia. MÁS PROFESIONALES Aclara que el rápido aumento en el número de profesionales que se dio en ciudades como Bogotá o Medellín, generó desigualdad estadísticamente, lo que no significa que sea malo. “Eso es lucha contra la pobreza”, advierte Bonilla. Pero esas dos regiones, y más exactamente el departamento del Chocó, cuya capital es Quibdó, también registran mayor desigualdad por su nivel de ingreso y gasto. Aunque la medición que se hace en el estudio señala que cada miembro de un hogar en Bogotá tiene 1,75 veces más ingresos que el promedio nacional, y en Chocó ese ingreso está por debajo de la media nacional (0,62), las dos zonas son las más desiguales. Igual pasa si se les mira por el lado del gasto. Si bien en las dos, cada miembro del hogar gasta menos que el ingreso que tiene y aunque el de Bogotá es 1,69 veces más que la media nacional y en Chocó está por debajo (0,45), las dos registran más desigualdad. Por otro lado, el crecimiento que han tenido los departamentos más rezagados, no ha sido suficiente para que esas regiones alcancen a las más aventajadas, lo que indica que la brecha entre algunas zonas del país es cada vez más amplia. Un ejemplo claro es Chocó. Aunque en el 2007, según los más recientes datos del Departamento Nacional de Estadística (Dane), ese departamento tuvo un crecimiento de su economía del 8,99 por ciento frente al 2006, cuando su PIB aumentó 3,36 por ciento, se sigue catalogando como desigual por el nivel de pobreza. Esto, a pesar de que tuvo una mayor variación que Bogotá, que en el 2007 creció 7,82 por ciento frente a un 2006 que aumentó en 7,32 por ciento. Para el caso de Bogotá, también juegan en contra factores como la mayor demanda de mano de obra calificada, lo que hace que la brecha salarial sea más grande entre la clase de profesionales que tiene demanda y los que no. También suma que en la capital del país hay más asalariados que independientes, siendo los primeros los mejor remunerados, lo que estadísticamente hace que se refleje como desigual. Por el contrario, las ciudades con mayor equilibrio en la distribución del ingreso, según el estudio, son las de ingreso medio como por ejemplo Pereira, Cali, Bucaramanga, Cúcuta, Cartagena, Barranquilla y Santa Marta. POCO APORTAN De otra parte, dentro del estudio se establece que aunque existen regiones que aún siendo muy inequitativas, aportan poco o nada a la desigualdad intrarregional total, por la poca población y su bajo nivel de ingreso. “El Chocó, por ejemplo se encontró siempre entre las más desiguales pero su aporte es nulo porque su nivel de ingreso es bajo y su población escasa”, dice el documento. Pero además, se establece que el tema de las migraciones también puede resultar fundamental en Colombia. “A Bogotá por ejemplo, han llegado un gran número tanto de desplazados como profesionales y especializados del resto del país”. En donde se podría decir que hay equilibrio es en Boyacá, Santander y Norte de Santander, al igual que en Cundinamarca, Huila y Tolima, así como Meta y Caquetá. El ingreso de los ocupados también cuenta Otra de las mediciones que hace el estudio es por nivel de ingreso de los ocupados. Aunque las personas ocupadas en Bogotá tienen un ingreso relativo de 1,61 veces más que el promedio nacional, sigue siendo la más desigual entre las diferentes regiones. A esta ciudad, le siguen en desigualdad por el ingreso de los ocupados, los departamentos de Nariño, Cauca, Valle del Cauca y Chocó, en los que el ingreso relativo de una persona ocupada está por debajo del promedio nacional. Igualmente, pero en un menor rango están Antioquia, Caldas, Quindío y Risaralda y en mucha menor desigualdad por este concepto están los departamentos de la Costa Caribe, incluido San Andrés. Vichada y Boyacá son los que más han progresado Un crecimiento económico del 14,02 por ciento registró el departamento de Vichada durante el 2007, según el informe más reciente del Dane sobre el Producto Interno Bruto (PIB) de los departamentos. Esta cifra contrasta con la que había registrado un año antes, en 2006, cuando la economía de esa parte del país registró una caída de 5,81 por ciento. Y si bien, la economía de la región solo participa en el total nacional con el 0,13 por ciento, los analistas consideran que es destacable lo ocurrido en 2007. BOYACÁ MEJORA Otro de los departamentos que registró mayor variación en esa vigencia, fue Boyacá con 9,74 por ciento frente a un 6,23 por ciento en 2006. Esa economía participa en el orden nacional con 2,6 por ciento. Cundinamarca con 9,3 por ciento y Chocó con 8,99 por ciento, también se destacan en el comportamiento de su economía. Esas regiones en el 2006 crecieron 6,17 por ciento y 3,36 por ciento, un año antes. Por su parte, las economías más grandes y las que más aportan al PIB nacional, Antioquia y Bogotá, tuvieron un crecimiento de sus economías de 8,4 y 7,82 por ciento, frente a 7,67 por ciento y 7,32 por ciento en 2006, respectivamente. Hay que decir que la participación de esas economías en el total regional es de 14,89 para el caso de Antioquia y de 26,19 por ciento para Bogotá, lo que indica que las dos suman el 41 por ciento. 9,74 por ciento aumentó el Producto Interno Bruto de Boyacá en el 2007. Fue uno de los más altos del país. 14,02 por ciento creció la economía de Vichada en el 2007. Sin embargo, su aporte al total del país es muy bajo.WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido