Crecer no es suficiente

Este fin de semana se realizó en Cartagena un nuevo encuentro de la Serie Houston, organizada por la Embajada de los E.U., la Fundación Ideas para la Paz y cuatro importantes medios de comunicación.

POR:
noviembre 20 de 2007 - 05:00 a.m.
2007-11-20

Una de las discusiones centrales se dio sobre la lenta disminución de los niveles de pobreza en nuestro país. Gozamos de uno de los crecimientos económicos más dinámicos en los últimos 20 años, casi todos los gobiernos han implementado programas para la disminución de la pobreza, el gasto social ha aumentado y se han realizado mejoras en los sistemas de focalización de ese gasto. Pero a pesar de todo esto, el 45 por ciento de la población colombiana está hoy por debajo de la línea de pobreza. En mi criterio, la respuesta más acertada radica en la equidad y la exclusión. Uno de los ponentes se quejaba de lo difícil que es convencer a los colombianos del éxito incuestionable en muchos frentes de la actual administración: mayor inversión extranjera, exportaciones crecientes, control de la inflación, disminución del desempleo, entro otros. Pero si la mitad de quienes tienen una ocupación ganan menos de un salario mínimo y el 45 por ciento de las personas viven con un ingreso inferior a la línea de pobreza, no es que sean tercos y no quieran ver la bondades de lo sucedido recientemente. Simplemente los beneficios de la actual coyuntura son recibidos por una minoría. Dentro de las propuestas encaminadas a mejorar la equidad quiero destacar las siguientes: Juan Camilo Restrepo reiteró una verdad que todos conocemos: nuestro sistema tributario es altamente inequitativo y durante las reformas tributarias de esta administración ha aumentado su regresividad. Se incrementaron las cargas efectivas sobre las rentas laborales, las de la inmensa mayoría de los colombianos, mientras se han dado generosas exenciones a algunos sectores empresariales. Ésta es una de las causas de la persistencia de nuestra desigualdad. La Ministra de Educación, entre otros, señaló la necesidad y posibilidad real en el corto plazo de lograr la universalización de la educación básica. Pero la calidad no es uniforme y se presenta una clara segmentación entre la impartida en el sector público, de baja calidad, de aquella recibida por una minoría en el sector privado. Crecer no es suficiente, ni siquiera si lo hiciéramos al 10 por ciento. Si no modificamos la estructura de distribución de los ingresos y la riqueza, los avances en la lucha contra la pobreza serán marginales. No se trata de violentar los derechos de propiedad, ni de perseguir a los empresarios. Con generar una equidad tributaria y mejorar la calidad de la educación pública, estaríamos en el camino a lograr una sociedad más incluyente, que sienta de forma generalizada los beneficios del crecimiento. Lamentablemente, una revisión seria de nuestros tributos no está en la agenda del Gobierno y eso es lamentable. Profesor, Universidad Javeriana A pesar de todo, el 45 por ciento de la población colombiana está hoy por debajo de la línea de pobreza”.

Siga bajando para encontrar más contenido