Crecerá el portafolio de exploración de hidrocarburos

La búsqueda costa afuera y la incursión de nuevas tecnologías para la explotación de petróleo y gas esquisto le abren la frontera productiva al país de cara a las próximas dos décadas.

Los campos petroleros de crudo pesado serán la fortaleza del país.

Archivo Portafolio.co

Los campos petroleros de crudo pesado serán la fortaleza del país.

POR:
septiembre 25 de 2013 - 04:10 p.m.
2013-09-25

El esfuerzo que ha realizado el país para atraer inversión al sector de los hidrocarburos, sumados a un esquema oficial de calentar las áreas (hacer sísmica y ofrecer zonas con información básica, que le permite a los potenciales inversionistas tener una proyección inicial de qué hay en el terreno) seguirá dándole frutos al país.

“Además de las fuentes tradicionales de hidrocarburos, el país ha entrado en nuevas fronteras, está haciendo una fuerte apuesta por el desarrollo de petróleos pesados, está desarrollando los nuevos petróleo y gas no convencionales (esquistos) y acaba de iniciar una agresiva campaña de exploración costa afuera (Off Shore) que le permiten tener proyecciones base optimistas para dentro de 20 años”, afirma el viceministro de Minas y Energía, Orlando Cabrales.

Según lo explica el funcionario Colombia cuenta con un interesante potencial para la incorporación y desarrollo de hidrocarburos en el mediano y largo plazo.

El país tiene potencial para incorporar más de 9.000 millones de barriles de crudo y cerca de 6 terapies cúbicos (TPC) de gas natural en los próximos 20 años.

Ese es un escenario base que mostró un estudio contratado por la Agencia Nacional de Hidrocarburos durante el año anterior.

En el peor de los casos, en 20 años el país incorporará 5.377 millones de barriles de petróleo y 2 terapies cúbicos de gas natural.

“Cuando se examina lo que está haciendo el país, la dinámica que trae, más la incorporación de nuevas fronteras y una amplia gama de opciones en hidrocarburos, se puede prever que no habrá un escenario de perdida de autosuficiencia”, afirma Orlando Cabrales.

Claro advierte: “frente a la complejidad creciente del potencial incremental, el país debe intensificar sus esfuerzos para atraer inversión petrolera y asegurar la incorporación de las tecnologías y know-how operacional que permitan asegurar los nuevos desarrollos”.

Ahora bien, con la riqueza que el país tiene en materia de petróleos pesados y la incorporación de tecnologías que mejoran su producción es país espera que en un horizonte de 20 años este renglón aporte entre un 30 y un 60 por ciento de las reservas del país.

De otra parte, si las cosas le salen perfectas al país en términos de exploración de las diferentes fuentes de recursos, Colombia puede alcanzar reservas de petróleo de 38.794 millones de barriles y tener 16,2 terapies cúbicos de gas natural.

Ese panorama será también probable en la medida en que el país intensifique y clarifique la gestión en lo que a relaciones con la comunidad se refiere, pero que además, sean precisas las normas para el licenciamiento ambiental, de grandes pasos en infraestructura de transporte, fortalezca la oferta tecnológica, de servicios y de calificación de mano de obra.

Esto debe ir acompañado de desarrollo de recursos no convencionales.

EL RETO DE LOS OLEODUCTOS MÁS GRANDES Y BINACIONALES

La cuenca de los Llanos Orientales está mostrando una riqueza importante en los denominados petróleos pesados.

Lo que se convirtió en un récord por su tamaño, el campo Rubiales, parece convertirse en apenas la punta del iceberg, pues se estima que los campos vecinos, como Quifa y CP6 serían aún más ricos que el primero.

Sin embargo, este auge de crudos deberá estar acompañado del desarrollo de infraestructura de transporte especializado, pues, como se sabe, el transporte de crudos pesados por oleoducto requiere condiciones especiales que implica adelgazar el hidrocarburo o calentarlo para que se mueva en los tubos.

Otra condición es que con volúmenes importantes, el desarrollo de vías para ese producto, hasta hoy, es por lo menos tacaño, pues la producción de los Llanos merece autopistas de hidrocarburos “y se están construyendo carreteras de un solo carril, que no soportarán la producción de la región”, afirma un analista experto en el tema.

Allí, el desafío del país es grande, pues ya atrajo la inversión en exploración y producción, pero requiere más agresividad en la construcción de infraestructura de transporte que le permita, igualmente, acceder a oleoductos binacionales que conviertan al país en paso obligado para exportar e importar en las naciones vecinas.

Siga bajando para encontrar más contenido