Crecimiento de 2008 y 2009 será menor a lo estimado; inflación sería de 4% o 5%, según pronósticos del Emisor

Por la crisis financiera y la desaceleración económica mundial, la entidad redujo su estimación del PIB de 2008 de un rango de 3,3% a 5,3% (calculado en junio) a uno entre 3% y 4%.

POR:
noviembre 10 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-11-10

El Banco de la República prevé así mismo que en el 2009 el país crecerá en un rango que va entre 1 y 4 por ciento.

La entidad también aceptó que este año se volverá a rajar en la meta de inflación, pues prevé que quedará en 7,5 por ciento, frente a un objetivo puntual de 4 por ciento, al tiempo que hizo sus primeras estimaciones sobre el costo de vida del 2009, que estaría en un rango de entre 4 y 5 por ciento.

Este pronóstico no implica una meta pues el objetivo oficial de inflación del 2009 será establecido en la próxima junta del Emisor, el 21 de noviembre, y será el que se podrá usar para incrementos (como arriendos o la negociación del salario mínimo).

No obstante, las estimaciones que presenta trimestralmente el Banrepública en su informe de inflación (que fue dado a conocer ayer por el gerente de la entidad José Darío Uribe), dan una guía sobre las perspectivas económicas de la autoridad monetaria.

Un sondeo realizado por el mismo banco indica que sus pronósticos están más cercanos a lo que esperan los analistas externos, que los locales. Los primeros prevén que el año entrante la inflación será de 4,7 por ciento y los segundos de 5,4 por ciento.

Uribe explicó que prevén una caída de la inflación entre el 2008 y el 2009 por varios factores, además de la desaceleración mundial, tales como menores precios de las materias primas (alimentos y combustibles) y los efectos de los sucesivos incrementos de tasas de interés, realizados entre abril del 2006 y julio del 2008.

Uribe cada vez da más pistas sobre el futuro de las tasas de interés básicas de la economía -están en 10 por ciento-. Aseguró que para tomar cualquier decisión tendrán que analizar lo que ocurra con las expectativas de inflación, así como el efecto de la devaluación del peso sobre los bienes importados: "Muy probablemente el próximo movimiento sea a la baja".

Una desaceleración mayor a la esperada

Aunque en el Emisor preveían que los 16 aumentos de tasas de interés realizados en los últimos dos años iban a desacelerar la economía nacional, no se imaginaron que el frenazo iba a ser tan grande.

"Una parte de lo que está ocurriendo con el PIB fue buscada, pero otra es ajena a las acciones de política monetaria y que tienen que tienen que ver con factores de oferta y de demanda", dijo el gerente del Emisor, José Darío Uribe.

Entre los factores de oferta que frenaron el crecimiento del país están los mayores precios de los combustibles y los alimentos y las distintas huelgas.

Siga bajando para encontrar más contenido