Crecimiento sin empleo

Las proyecciones del FMI evidencian una recuperación del crecimiento económico mundial a dos velocidades.

POR:
mayo 25 de 2011 - 05:00 a.m.
2011-05-25

Los datos más recientes indican que el desarrollo de la economía mundial podría situarse en 4,5 por ciento para el 2011 y el 2012; las economías desarrolladas crecerían solamente el 2,5 por ciento, mientras que las naciones emergentes y en desarrollo lo harían en 6,5 por ciento. El FMI descarta la posibilidad de una nueva recesión y dirige sus preocupaciones hacia el alza de los precios de los productos básicos y los movimientos de capital que favorecen la apreciación de las monedas de las economías emergentes. Sin embargo, la principal tribulación del FMI se centra en el crecimiento sin empleo. En promedio, de acuerdo con la Organización Internacional del Trabajo, 205 millones de personas buscan trabajo; desde el 2007, 30 millones de personas se sumaron al ejército de desempleados. El incremento en el desempleo, pese a la recuperación económica mundial, ha sido particularmente severo en los países avanzados. En las economías menos desarrolladas, como en algunas industrializadas, los desvelos sobre el desempleo giran en torno de la población más joven que ingresa, sin esperanza, a la edad de trabajar. En Estados Unidos, la actual tasa de desempleo del 9 por ciento significa que seis millones de estadounidenses han estado sin trabajo por más de 6 meses y cuatro millones lo han estado por un año o más. Tiene razón el Nobel de Economía, Paul Krugman, cuando afirma en su columna de opinión del New York Times, 'Miedo y fracaso', que "el desempleo es real y se está comiendo la sociedad". La verdadera crisis, sentencia Krugman, son "los millones de hombres y mujeres que no pueden encontrar trabajo". En Europa las cosas son más complicadas. El desempleo en la Zona Euro se ubica en 9,9 por ciento, según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (Ocde), que por estos días celebra 50 años de existencia. Los países europeos que experimentan las más altas tasas de desempleo son España (20,7 por ciento); Grecia (15,9 por ciento); Irlanda (14,7 por ciento); República Eslovaca (13,9 por ciento); Hungría (12,1 por ciento) y Portugal (11,1 por ciento). El caso español es dramático. La tasa de desempleo es la más elevada de la Ocde. Cinco millones de desempleados, 90 por ciento de estos menores de 35 años, explican la barrida del Poder Popular en las elecciones municipales del domingo; el desempleo juvenil del 45 por ciento, que incluye a 860 mil menores de 25 años, revela la sorprendente transformación de los jóvenes españoles, que pasaron de 'pasotas' -o indiferentes-, a 'indignados' o frustrados con sus dirigentes. aespinosa@minagricultura.gov.cohelgon

Siga bajando para encontrar más contenido