El crecimiento económico de E.U. en el tercer trimestre

El crecimiento económico de E.U. en el tercer trimestre

POR:
noviembre 08 de 2007 - 05:00 a.m.
2007-11-08

Según las cifras preliminares del Departamento de Comercio, la economía de E.U. tuvo un crecimiento anualizado de 3,9 por ciento en el tercer trimestre de 2007. Así, la economía estadounidense logra mantener niveles aceptables de crecimiento, después de registrar una tasa de aumento de 0,6 por ciento en el primer trimestre y de 3,8 por ciento en el segundo. El crecimiento del PIB en el tercer trimestre fue consecuencia de las contribuciones positivas del consumo personal, las exportaciones, el consumo del Gobierno y la inversión no residencial. El consumo personal presentó un repunte al crecer 3 por ciento anualizado, después de una desaceleración importante durante el segundo trimestre (1,4 por ciento anualizado). Así, pasó de contribuir con un punto al crecimiento económico en el segundo trimestre a más de dos puntos porcentuales en el tercer trimestre. El consumo del Gobierno presentó un crecimiento de 3,7 por ciento anualizado, guiado principalmente por la aceleración del gasto federal en defensa, que creció 9,7 por ciento anualizado. Así, el consumo total del Gobierno contribuyó con 0,7 puntos porcentuales al crecimiento del PIB. Si bien las exportaciones crecieron 16,2 por ciento anualizado (el crecimiento más alto desde el cuarto trimestre del 2003), el fuerte incremento de las importaciones evitó que las exportaciones netas contribuyeran con más puntos al crecimiento del PIB. Las importaciones crecieron 5,2 por ciento, después de haber presentado una contracción de 2,7 por ciento en el segundo trimestre y un crecimiento cercano al 4 por ciento en el primer trimestre. De esta forma, las exportaciones netas contribuyeron con 0,9 puntos porcentuales, 0,4 puntos menos que el trimestre anterior. Finalmente, la contracción de la inversión residencial continuó a lo largo del tercer trimestre, al caer dicha inversión 20,1 por ciento anualizado. No obstante, la aceleración del consumo privado y del Gobierno evitó un impacto mayor del comportamiento del sector de la construcción sobre la economía. Así, el consumo privado parece que aún no se ve afectado por la caída de los precios de la vivienda. Sin embargo, como señala Dean Baker, codirector del Cepr, con los precios de la vivienda cayendo ahora a una tasa anual del 7 por ciento, es muy difícil esperar que la destrucción de riqueza no tenga un impacto significativo sobre el consumo privado en el corto plazo.

Siga bajando para encontrar más contenido