El crecimiento económico no traerá más empleos

Expertos advierten que las condiciones actuales de la economía limitan la lucha contra la desocupación. Primero de cuatro informes sobre el panorama para el 2010.

POR:
enero 11 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-01-11

La esperanza de que el crecimiento esperado para la economía en el 2010 ayude a reactivar el empleo, no pasa de ser una ilusión bajo las actuales circunstancias. Esa es la percepción de analistas y que coincide con la perspectiva gremial frente a lo que se espera en materia laboral este año.

Las inquietudes sobre el asunto se fundamentan en que, si cuando el país creció a tasas superiores al 5 por ciento no cedió el desempleo, ¿por qué esperar que lo haga ahora, luego del pobre desempeño en 2009 y de una proyección oficial de 2,5 por ciento para este año?

Después de Perú, Colombia fue el segundo país de América Latina que más creció entre 2002 y 2007 (año en que el PIB subió un 7,5 por ciento), pero a pesar de ello sigue liderando el escalafón del desempleo en la región.

Según el Dane, a noviembre pasado el índice de desocupación en el país llegó a 11,1 por ciento y el propio gobierno dice que en el primer trimestre no bajará.

Y es que las empresas que recortaron personal se acostumbraron a hacer lo mismo con menos gente. En varias compañías las funciones de los que salieron fueron distribuidas entre quienes se quedaron.

Mauricio Reina, investigador asociado de Fedesarrollo, califica esta situación como la "evolución de las especies en las empresas", porque ante la adversidad, quienes mantuvieron su empleo ahora hacen más cosas y trabajan más tiempo.

Hay preocupación porque el crecimiento no va a ser suficiente para soltar el 'nudo'. El primer trimestre va a ser adverso para el empleo, con el agravante que cualquier cifra negativa de inmediato se traducirá en un menor consumo y esto terminará reflejándose en el crecimiento.

Algunos no comparten tesis gubernamentales que sostienen que la gente se está ocupando. Rafael Mejía, presidente de la Sociedad de Agricultores de Colombia (SAC), asegura que una persona que perdió su empleo y se fue a ayudarle a algún familiar, sigue siendo un desempleado, pese a que esté ocupando su tiempo en tareas por las que 'apenas se gana la comida'.

Para el dirigente gremial, es previsible que con las expectativas de una menor producción de alimentos la contratación de mano de obra en el sector rural caiga.

El panorama es desalentador porque las soluciones de fondo pasan por una reforma tributaria y por el traslado de cargas laborales al presupuesto nacional, decisiones que, según Mauricio Reina, nadie va a discutir en época de elecciones.

Ante la falta de oportunidades han surgido iniciativas para impulsar el emprendimiento. Pero el problema de fondo es la demanda, porque con una economía 'anémica' como la de Colombia, no se dan las condiciones para que quienes deciden formar empresa sostengan sus ventas.

"En el corto plazo, al gobierno le queda mucho más fácil seguir extendiendo las políticas asistencialistas, como Familias en Acción, entre otras. El gran problema es que no está llevando a la gente a vincularse al mercado laboral, sino a estirar la mano para ver qué le dan", asegura Reina.

Otros analistas confían en que aparezcan los primeros síntomas de recuperación económica, pero advierten que el crecimiento podría opacarse por el mayor déficit fiscal, originado principalmente por un mayor gasto público.

Crisis dejó 2,2 millones de desocupados más en 2009

Como consecuencia de la crisis, el año pasado se destruyeron 2,2 millones de puestos de trabajo en América Latina. Así lo señala la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en su informe Panorama Laboral 2009 e indica que si bien las perspectivas para el 2010 son positivas en cuanto a la recuperación de las economías, aún hay incertidumbre frente a las mejoras en el empleo.

Cálculos del organismo indican que si el PIB de la región crece 4,1 por ciento, como lo estima la Cepal, el desempleo podría reducirse 0,2 puntos porcentuales. De esta forma, la tasa de desempleo en Latinoamérica experimentaría una baja, de 8,4 por ciento en 2009 a 8,2 por ciento este año.

En otras palabras, esto quiere decir que habrá poco más de 18 millones de personas sin trabajo. Esta cifra es prácticamente la misma del 2009 y la explicación está en que a pesar de que las economías creen más puestos de trabajo, habrá más personas que salgan a buscar empleo.

Si bien no hay proyecciones por país para el 2010, es evidente que Colombia se mantiene con la tasa de desocupación más alta de la región. A septiembre, el desempleo urbano fue de 13,2 por ciento. Con tasas de dos dígitos están también Jamaica (11,3 por ciento) y Chile (10 por ciento). Por encima de 8 por ciento están Perú, Venezuela, Ecuador, Argentina y Brasil.

La OIT propone que los países continúen con la inversión pública, los programas de formación y que mantengan las políticas de estímulo adoptadas por un tiempo prudente, de tal forma que no sean eliminadas antes de que se consolide la recuperación de la economía, pero que no duren tanto como para complicar la situación fiscal.

Por otra parte, el organismo hace un llamado a estimular la contratación de jóvenes, tarea en la cual el gobierno debe asumir los costos. Según la OIT, el desempleo de la población entre los 14 y 24 años ronda el 20 por ciento en promedio.

ÓMAR AHUMADA ROJAS
REDACCIÓN ECONOMÍA Y NEGOCIOS

Siga bajando para encontrar más contenido