Credicorp Capital espera crecer en fusiones y adquisiciones en el Mila

Eduardo Gómez de la Torre, director de Finanzas Corporativas, habla sobre las perspectivas del negocio de banca de inversión.

Eduardo Gómez de la Torre, director del negocio de Banca de Inversión en Credicorp Capital.

Eduardo Gómez de la Torre, director del negocio de Banca de Inversión en Credicorp Capital.

Cortesía Credicorp

POR:
Portafolio
agosto 01 de 2017 - 07:20 p.m.
2017-08-01

El enfriamiento económico en A. Latina se ha sentido varias líneas del negocio de banca de inversión. Sin embargo, el encargado de esta línea en Credicorp Capital, Eduardo Gómez de la Torre, considera que el segundo semestre será mejor.

Para ello, la compañía espera incursionar en nuevos proyectos, más mercados, y en el caso de los países del Mila (Colombia, Perú, Chile y México), el objetivo es crecer en fusiones y adquisiciones transfronterizas y en bonos internacionales.

¿Cómo les fue en el inicio del año?

Hubo un buen arranque en el negocio de mercado de capitales. Particularmente en el tema de bonos, se vio más volumen en los tres países. Para dar una idea, en Colombia se han emitido alrededor de 2.000 millones de dólares en deuda corporativa, cuando el promedio anual son 2.700 millones, en Perú se emiten al año unos 1.900 millones de dólares, y en la primera mitad de este año iban 1.200 millones, y lo mismo pasa en Perú.
También tenemos que sumar un financiamiento que hicimos de una empresa peruana, vía un bono internacional.

¿Por qué han sido atractivos los bonos?

En general, en los mercados estamos viendo un contexto de tasas a la baja, mucha liquidez porque siguen entrando recursos de extranjeros, de fondos de pensiones y de otros inversionistas institucionales, lo que da una demanda relevante para estos instrumentos. Otro tema es que en años anteriores muchas firmas se habían endeudado en dólares, incluso si no vendían en esa moneda, y al verse descalzadas tuvieron que reperfilar sus pasivos. Pero además, falta oferta, no se ven nuevos emisores, son pocos los títulos y eso genera un exceso de liquidez relativo, así que para potenciales emisores, este es momento de hacerlo para asegurar tasas a largo plazo.

¿Y qué ha pasado en las otras líneas de negocio?

En el área de financiamientos estructurados hemos visto una desaceleración importante desde el 2016, pues los volúmenes y el número de transacciones han decrecido. Los temas políticos, de corrupción, infraestructura y fenómenos climáticos han tenido un impacto en las inversiones y eso se percibe en menores financiamientos de nuevas iniciativas. No obstante, en el último mes hemos visto una leve recuperación, con nuevos mandatos de este tipo de transacciones, pero aún es pronto para decir si ya se quebró la tendencia y comenzó el crecimiento, o si fue simplemente un buen mes.

¿En dónde se ha sentido más?

En Perú, porque a todos los factores que mencioné anteriormente se ha sumado una caída de la inversión privada en los últimos tres años, así que los volúmenes de financiamiento estructurado han bajado entre 25 y 30%. En Colombia, no somos aún tan grandes, pero sí da la sensación de que los financiamientos se han desacelerado este año, también por ciclo político pero además el tema de infraestructura va más lento.

¿Y las fusiones y adquisiciones?

En Colombia se ejecutan unos 5.000 millones de dólares anuales, hubo un pico de 8.000 millones en el 2012 y en los años siguientes cayó en volumen y número de transacciones.
De todas maneras, si se ve en un contexto regional, somos optimistas frente a este negocio en el país, por el tamaño de la economía y porque temas como la paz deberían ayudar a que el mercado crezca y se diferencie. Este es un negocio difícil de leer, porque el buen ánimo empresarial lo motiva, pero la devaluación también porque hace que los múltiplos luzcan bajos, entre otros temas.

¿Qué expectativas tienen para el segundo semestre?

En Colombia vemos mucho potencial estructuralmente, en mercado de capitales hay mucho por hacer, porque no se ha desarrollado para transacciones de empresas de menor calificación, hay que buscar más emisores y trabajar de manera conjunta con los inversionistas. En financiamiento estructurado creemos que el rebote se va a dar pronto porque hay muchos temas que se han resuelto.

¿Qué planes tienen?

Cuando el mercado se achica, hay que redoblar los esfuerzos comerciales. Nos pusimos como meta ser más activos en negocios que nos ayudan a enfrentar mejor el estancamiento. Por ejemplo, hace cinco años no participábamos en bonos internacionales y ahora es un tema relevante, hemos hecho 15 operaciones en Perú y Chile y queremos hacerlo en Colombia, pues funcionaría mejor porque hay muchos inversionistas que quieren invertir en el país. Esa demanda proviene de los otros países del Mila, al igual que el desarrollo de las fusiones y adquisiciones entre esas naciones, pues han aumentado los mandatos entre Colombia, Chile y Perú. De hecho, ese es el negocio más fácil de exportar, estamos buscando sociedades con bancos de inversión en otros países para que nos ayuden a captar los flujos de inversión que allí se originan, por ejemplo en Argentina, Ecuador, Bolivia y México.

luicon@eltiempo.com

Siga bajando para encontrar más contenido