Crédito de consumo da señales de vida; sin embargo, los comerciales no mostraron mayor recuperación

Al 26 de junio se habían sumado desembolsos anuales por 18,22 billones de pesos, según cálculos con base en datos semanales del Banco de la República. Esto no se veía desde comienzos del 2007.

POR:
enero 15 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-01-15

En momentos de dificultades económicas, es común el temor de las personas a endeudarse, pero también la percepción de riesgo por parte de las entidades financieras a la hora de prestar.

Sin embargo, parece que lo peor ya pasó, pues desde junio hay una marcada recuperación en cuanto a los créditos de consumo. A finales de junio del año pasado, la caída tocó fondo.

Al 26 de junio, se habían completado desembolsos anuales por 18,22 billones de pesos, según cálculos realizados por este diario con datos semanales del Banco de la República.

Estos niveles no se veían desde comienzos del 2007. Desde ese punto hasta el 25 de diciembre pasado, el crecimiento es de 4,57 por ciento, lo cual quiere decir que la dinámica anual puede estar muy próxima al 10 por ciento.

Juana Téllez, directora del Servicio de Estudios Económicos del BBVA, señala que la confianza de los consumidores ha mejorado y las ventas al por menor de bienes de consumo han tenido tímidas recuperaciones, en línea con la recuperación de la economía.

Por su parte, el director de Investigaciones Económicas del Grupo Bancolombia, Daniel Niño, agrega que en este comportamiento han incidido otros elementos, como la creación de más de 100.000 puestos de trabajo en el área urbana, un fuerte descenso en la inflación (en 2008 fue de 7,67 por ciento, mientras que en 2009 apenas llegó al 2 por ciento), el cual se vio especialmente en el rubro de alimentos y por ello a muchas personas les quedaron más recursos disponibles para gastar en otro tipo de cosas. Y otro elemento que incentivó los préstamos es la reducción en los intereses, que se produjo después de junio.

La tasa de intervención del Banco de la República pasó de 9,5 por ciento a 3,5 por ciento entre diciembre del 2008 y el mismo mes del 2009. Si bien los préstamos de consumo son los que menos han absorbido esta baja, la reducción en ese mismo lapso ya casi llega a 500 puntos básicos: desde 25,35 por ciento a 20,4 por ciento.

Voceros de Bancolombia señalan que, en el caso particular de esta entidad, la cartera de consumo tuvo una dinámica interesante desde agosto, pero aún no se llega a los volúmenes de finales del 2008.

De todas formas, consideran que generalmente entre noviembre y diciembre hay un mayor aumento en el consumo, sin que esto signifique que haya un 'boom'.

Empresas, a medias

Sin embargo, la situación para las empresas no es la misma. Los créditos comerciales ordinarios (es decir aquellos en los que no se pueden negociar los intereses), muestran un estancamiento entre junio y octubre, cuando los desembolsos anuales sumaron 59,7 billones de pesos, y posteriormente viene un descenso de 2,4 por ciento.

A diciembre 25, los préstamos ascienden a 58,2 billones de pesos. Lo mismo sucede con el microcrédito, que en los dos meses ha tenido una baja significativa.

A la fecha de corte, los recursos colocados en el año totalizaron 1,8 billones de pesos. Este es el único segmento que ha visto un incremento en los intereses en el último año.

La tasa pasó de 25,42 por ciento en diciembre del 2008 a 20,4 por ciento en diciembre del 2009.

Justamente, el más reciente informe sobre la situación del crédito realizado por el Banco de la República, señala que las entidades financieras han endurecido las políticas de asignación de créditos, teniendo en cuenta las perspectivas de la economía.

Y es que a juicio de los analistas, la principal razón de la baja en los desembolsos anuales está relacionada con un deterioro en la actividad productiva.

Por ejemplo, Bancolombia ha visto que los inconvenientes con Venezuela han provocado que muchos clientes aplacen sus proyectos de inversión y producción.

Como se sabe, si bien muchos indicadores han mostrado recuperación, la realidad es que el 'efecto Venezuela' es uno de los elementos que más ha impactado el desempeño de la economía. Expertos dicen que otro factor que incidió en los desembolsos comerciales tiene que ver con el interés de las empresas por buscar fuentes alternativas de financiación.

En esta estrategia, el mercado de capitales fue una de las opciones preferidas, al punto en que el año pasado las colocaciones de deuda corporativa rondaron los 13 billones de pesos, cifra nunca antes vista.

Entre las firmas emisoras hubo de todo: entidades financieras, compañías del sector real, e incluso, organismos internacionales.

Siga bajando para encontrar más contenido